Lernstift, el bolígrafo que vibra ante faltas de ortografía

Lernstift, el bolígrafo

Con la llegada de la era de la digitalización cada vez los jóvenes escriben peor, comenten más faltas de ortografía y su caligrafía es prácticamente irreconocible. La tecnología, las redes, los aparatos electrónicos han llegado a crear “argots”, “jergas” y vocabularios propios entre los más jóvenes.

Sin embargo, la llegada de un nuevo producto digital y electrónico, puede hacer que esta tendencia se invierta. Se trata de Lernstift, un bolígrafo con sistema operativo Linux, que vibra cuando detecta que el escritor ha cometido una falta de ortografía o que su caligrafía resulta bastante complicada de descifrar.

Este curioso invento corre a cargo de dos padres alemanes, Falk Wolsky y Daniel Kaesmacher, que, cansados de corregir los errores ortográficos de sus hijos, han ideado un bolígrafo electrónico que te ayuda a escribir correctamente.

El proyecto ha sido bautizado como Lernstift, que significa “pluma de aprendizaje” en alemán. La principal ventaja de este bolígrafo respecto a otros métodos similares, es que no necesita estar conectado, ni tampoco papel especial para su utilización. Utiliza un ordenador integrado que utiliza el sistema operativo Linux, además de un sensor de movimiento, un módulo de vibración y soporte WiFi.

Funciona mediante el reconocimiento de los movimientos de la mano y puede procesar y detectar errores ortográficos y gramaticales en inglés y alemán, aunque sus creadores planean ampliar el rango de idiomas próximamente para incluír el francés y el castellano. Las puntas del dispositivo son intercambiables y también tiene las facultades de un lápiz digital común, es decir, que es capaz de guardar en su memoria lo que escribes o dibujas, tanto en formato imagen como en formato procesador de textos editable.

El equipo responsable de la aplicación de Lernstif ha prometido lanzar la aplicación con una API abierta para permitir que terceros utilizen el dispositivo (conectados con la WiFi integrada) y que puedan crear sus propias aplicaciones.

Para poder reunir el dinero suficiente para financiar el proyecto, los creadores han abierto una cuenta Kickstarter para recaudar los 180.000 dólares (138.000 euros) necesarios antes del 9 de agosto. Si estás pensando en colaborar con ellos y conseguir el tuyo, el precio que debes desembolsar es de 150 dólares.