La mano del futuro: siete dedos, dos de ellos wearables

La mano del futuro: siete dedos, dos de ellos robóticos y wearables. Ayudará a las personas mayores y discapacitados.

Tener manos con cinco dedos ya está pasado de moda. En el futuro podremos extraer dos dedos robóticos de nuestros dispositivos wearables (vestibles), como un reloj inteligente o una pulsera y ayudarnos en todo tipo de tareas.

Eso es al menos lo que imaginan Faye Wu y Henry Asada, dos investigadores del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), cuyo prototipo ya es plenamente operativo.

Ambos científicos están trabajando en una mano de siete dedos. Cinco de ellos son los nuestros, los originales, pero los dos adicionales son robóticos, y provienen de un gadget wearable que se sujeta en la muñeca.

Este dispositivo dispone de tres sensores de movimiento que recorren los dedos pulgar, índice y anular, para registrar su posición:

Mano de 7 dedos wearable

Los sensores son los que controlan el movimiento de los dos dedos robóticos: en función de cómo coloquemos los de carne y hueso, los robóticos se moverán en armonía para realizar diferentes acciones.

La principal aportación es sujetar objetos y ayudarnos a levantarlos:

mano de 7 dedos wearable

Pero también consigue que llevemos a cabo tareas que normalmente requieren dos manos, usando únicamente una. Por ejemplo, abrir la tapa de un bote, quitar el tapón a una botella o remover el azucar de un vaso de café con una cucharilla:

mano robótica siete dedos

Descubre lo último en robots de alta tecnología

Puedes verlo en movimiento en este vídeo:

Faye Wu, la promotora del proyecto, comenta en Digital Trends que el desafío no es sólo la postura de los dedos robóticos según los dedos reales, sino la fuerza que se aplica.

La mano humana usa la misma postura para levantar un vaso vacío que un bote con un kilo de azúcar, y es nuestro cerebro el que decide la fuerza. Los dedos robóticos actúan en función de los sensores, así que están probando diferentes sistemas de inteligencia artificial para determinar qué fuerza hay que aplicar en cada caso.

De momento, el prototipo es muy aparatoso, pero Wu afirma que disponen de la tecnología para reducirlo a un tercio de su tamaño actual, y conseguir que los dedos sean plegables, así que podrían estar escondidos en la muñeca, y desplegarlos sólo cuando se necesiten.

Una mano robótica y wearable de este tipo podría ser muy útil para las personas mayores o discapacitadas que han perdido la fuerza en los dedos o sólo tienen una extremidad operativa. Ahora podrán realizar tareas que hasta el momento exigen las dos manos, como las ya comentadas de abrir botes y botellas, o levantar objetos de peso.