Skip to main content

Los microchips almacenarán energía con este supercondensador

micro supercondensador de carbono

19/02/2016 - 15:40

Un grupo de científicos ha desarrollado un micro supercondensador para que los microchips puedan almacenar energía y se reduzca el tamaño de los dispositivos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Drexel en Estados Unidos y la Universidad Paul Sabatier de Francia han desarrollado un proceso que permite fabricar microchips que integran su propia fuente de energía. Gracias a este avance, será posible reducir el tamaño de los dispositivos electrónicos.

Se trata de la culminación de una investigación que se inició hace seis años con el descubrimiento de una material a base de carbono. Este compuesto permite hacer películas y micro supercondensadores en los que se puede almacenar energía en un espacio muy reducido

Los supercondensadores son dispositivos de almacenamiento muy atractivos en el ámbito de la microelectrónica. Esto es debido a que tienen capacidad para una gran cantidad de energía en relación con su tamaño, pueden cargarse y descargarse de forma extremadamente rápida y su vida útil es prácticamente ilimitada. 

Película de carbono para los supercondensadores

Después de años de trabajo, lo que ha conseguido ahora el grupo de investigadores es integrar los diminutos dispositivos de almacenamiento de energía en un microchip.

"Nos ha llevado bastante tiempo, pero nuestro objetivo no era sólo el de hacer un dispositivo de almacenamiento de energía tan pequeño como un microchip, sino que sea una parte del mismo, y hacerlo de tal manera que se integre fácilmente en los procesos de fabricación de los chips de silicio actuales", declara Patrice Simon, responsable de la investigación de la Universidad Paul Sabatier. 

Los ordenadores pueden ser hasta 1.000 veces más rápidos gracias a este chip

En las pruebas, las películas de carbono con las que se han fabricado los micro supercondensadores han demostrado ser lo suficientemente versátiles como para integrarse a la perfección en los sistemas que proporcionan la potencia de los microchips de silicio. De esta forma, los chips que se encuentran en todo tipo de dispositivos, desde los ordenadores hasta los relojes inteligentes, podrán ser más pequeños y eficientes. 

Además de las aplicaciones de almacenamiento energético, las películas de carbono también resultan útiles para la producción de recubrimientos flexibles con un bajo coeficiente de fricción, así como para hacer membranas para la filtración de gas o la desalinización y purificación de agua. 

Ver ahora: