Mountain Graphite, un portátil con potencia de sobremesa

Mountain Graphite portátil sobremesa

Creíamos que al visitar la fábrica de ordenadores de Mountain, la marca iba a dejar de sorprendernos, pero no podríamos estar más equivocados. Su nuevo ordenador portátil, el Mountain Graphite, ha conseguido sentar un precedente peligroso en el mercado de los ordenadores de consumo: a pesar de su forma y tamaño, el nuevo Graphite incluye componentes más propios de una torre de sobremesa que de un portátil tradicional. 

Aunque esto de por sí es bastante sorprendente, lo es aun más cuando descubrimos que se han incluido mejores componentes en menor espacio, reduciendo significativamente las medidas del terminal respecto a la versión anterior. Eso no ha impedido al Mountain Graphite montar un procesador Intel Core i7 de 4,4 GHz de frecuencia.

Una de nuestras mejores comparativas: Acer VS Mountain

Como cabía esperar, la potencia gráfica es acorde, gracias a las Nvidia GTX970, la GTX980M y Quadro K1100, K3100 y K5100. Sobre este tema, merece la pena señalar que el portátil incluye tres salidas alternativas de vídeo, con lo que se pueden utilizar hasta 3 monitores adicionales a la vez. 

Y una de las principales diferencias entre las torres y los portátiles: la pantalla. En este caso, la del Mountain Graphite mide 15,6 pulgadas, y tiene una resolución de 3840 x 2160 píxeles. Por supuesto, no estáis obligados a utilizarla al máximo. No os juzgaremos por utilizar una pantalla 4K para jugar al Minecraft. 

Y lo mejor es que no se ha cerrado a un sólo uso, como suele ocurrir en estos casos. No se puede encasquetar en la categoría de "portátil para gaming" o "portátil de trabajo", y por un buen motivo: se puede utilizar para prácticamente todo lo que se nos ocurra que se puede hacer con un ordenador.

Y ahora el reverso de la moneda: el Mountain Graphite costará la friolera de 1.949 euros. Sí bien queda claro que el producto está a la altura (al menos sobre el papel), no serán muchos los que puedan permitirselo.