Skip to main content

La muerte de Steam Machine

Valve firma la muerte de las Steam Machine

02/04/2018 - 19:18

Se acabó el sueño. La visión utópica de Valve de un ecosistema de PC Gaming basado en Linux, libre de la tiranía de Windows, compitiendo de tu a tu con las consolas en el salón, termina sin que estemos seguros de que alguna vez se haya iniciado.

Valve ha eliminado este fin de semana todo rastro en la sección de hardware de Steam, certificando así la muerte de Steam Machine.

No vamos a culpar a Valve por intentarlo. Su idea era valiente y arriesgada, pero muy pocos (quizá ni ella misma) creían en su éxito. Era una misión imposible: competir al mismo tiempo contra Windows y contra las consolas, en su propio terreno.

A Gabe Newell, fundador de Valve y de Steam, nunca le ha gustado la dependencia de Windows a la hora de jugar en PC. Tanto a nivel de hardware como en el software, ya que muchos juegos de Steam tienen que instalar librerías de Windows y superar certificados de Microsoft. Incluso llegó a decir que "Windows 8 es una catástrofe para los juegos de PC". 

Valve firma la muerte de las Steam Machine

Por otro lado, una de las principales barreras de Steam para competir con las consolas es que los ordenadores no se usan en el salón, el centro de reunión familiar donde está el televisor principal de gran tamaño, que es donde se conectan las consolas.

Así que en 2015 Valve ideó Steam Machine, todo un ecosistema para crear una nueva generación de ordenadores PC Gaming basados en Linux que no usan Windows, y que se conectan al televisor del salón. Se alió con fabricantes como Asus, Dell o Zotac para desarrollar PCs compactos, de pequeño tamaño, que se pudieran colocar en el salón, llamados Steam Machine:

Valve firma la muerte de las Steam Machine

Estos PCs usaban un nuevo sistema operativo basado en Linux, SteamOS, desarrollado para PC Gaming. Aunque, por supuesto, también se podía instalar Windows.

Para jugar en el el salón sin teclado ni ratón Valve ideó un nuevo tipo de gamepad llamado Steam Controller, que sustituía el tradicional stick por un panel háptico capaz de reconocer el movimiento del dedo para usarse como un mando, o como un ratón:

Valve firma la muerte de las Steam Machine

También creó Big Picture, una nueva interfaz para Steam con grandes iconos y un tipo de letra especial para verse en la tele del salón, que se maneja completamente con un gamepad:

Valve firma la muerte de las Steam Machine

Como último eslabón de la cadena, ideó el Steam Link, un aparato para transmitir de forma inalámbrica los juegos de PC a cualquier tele. Como Chromecast, pero pensado para videojuegos de Steam:

Valve firma la muerte de las Steam Machine

Aunque no lo creas, aún se venden juegos de PC en formato físico

La teoría estaba bien pensada: Un PC Gaming sin Windows con todo lo necesario para jugar en el salón y competir con las consolas. Pero cuando comenzó a hacerse realidad, a finales de 2015, el barco empezó a hundirse incluso antes de salir del puerto.

Las Steam Machine eran ordenadores caros, y por su diseño compacto ofrecían menos potencia que un PC estándar al mismo precio. Valve no tuvo en cuenta que un jugador de PC siempre busca el hardware más potente que pueda conseguir con su presupuesto, y siempre va a comprar el PC más rápido por el mismo precio, aunque abulte mucho o no pueda ponerlo en el salón.

Las primeras versiones de SteamOS tenían bugs y los juegos funcionaban a un peor framerate que en Windows. Y obligaba a los desarrolladores a crear dos versiones del juego (Windows y SteamOS), algo que muchos no aceptaron, así que muchos juegos no eran compatibles con SteamOS.

El Steam Controller no funcionaba bien fuera de Steam, y para los juegos de acción es menos manejable que los mandos tradicionales.

Los gamers de PC le dieron la espalda a las Steam Machine desde el principio (a fin de cuentas nada te impide poner un PC estándar en el salón, o una tele grande en tu habitación), y los jugadores de consola interesados en jugar también a juegos de PC en el salón, se echaron para atrás al ver que las Steam Machine costaban entre los 600 y los 1500€, cuando podías hacerte con una PS4 o una Xbox One por mucho menos.

Al final, ha ocurrido lo que la mayoría pensábamos. Era una idea demasiado ambiciosa incluso para una de las compañías de videojuegos más grandes del mundo, como es Valve. Solo ella podía llevarlo a cabo, y ha fracasado.

Hoy las Steam Machine ya no están en la sección de hardware de Steam:

Valve firma la muerte de las Steam Machine

Aunque aún se puede encontrar su página, si usas el buscador. Pero si intentas comprarlas, te encuentras con mensajes como éste:

Valve firma la muerte de las Steam Machine

También los periféricos están de saldo. Hoy mismo puedes comprar el Steam Link por solo 1€, si lo compras junto a uno de estos tres juegos: Doom, Hollow Knight o Human Fall Flat. Por ejemplo Human Fall Flat mas el Steam Link cuesta 8,59€, aunque tienes que añadir los gastos de envío:

La muerte de Steam Machine

Era una idea valiente y revolucionaria, crear un ecosistema de PC Gaming con Linux, y competir con las consolas en el propio salón. Pero no es fácil cambiar 40 años de cultura de videojuegos, y poner patas arriba la industria del hardware y el software de PC. Demasiados actores, y demasiados intereses.

Hasta siempre, Steam Machine...

Ver ahora: