Nest, Google y su apuesta por la domótica

Domotica Google

A principios de este año, durante la celebración de feria mundial de tecnología, CES 2014, que se celebró en las Vegas, el “Internet de las cosas” fue protagonista indiscutible de la edición. Este concepto hace referencia a una clara tendencia tecnológica que se está implantando en la vida cotidiana. Se trata, pues, de una idea que cambia la relación, entre personas y los objetos, a la que estábamos acostumbrados.

Si lo resumimos en un "todo conectado", este concepto se aplica a los objetos cotidianos que utilizamos, y que ahora se encuentran conectados entre sí y con Internet, para con esta interconectividad mejorar y agilizar determinados aspectos de nuestra vida diaria. Ya no suena rara la idea de sorprendentes relojes inteligentes que, aunque sigan anclados a nuestra muñeca, ahora se comunican y sincronizan con nuestros teléfonos móviles; o frigoríficos inteligentes que informan puntualmente sobre la fecha de caducidad de los productos que hay en su interior.  

Google apuesta también por la domótica

En este marco, a principios de este mismo año 2014, Google anuncia la firma de un acuerdo para comprar la compañía Nest Lab, por un importe de 2,3 millones de euros. Se convierte así en la segunda adquisición más cara de Google, ya que hay que recordar que la primera fue la división de telefonía de Motorola.

Nest y la división de hardware de Google

Google sigue, de este modo, diversificando mercado e inversiones y apostando por distintas áreas, que ya no se centran exclusivamente en su popular motor de búsquedas. Ahora, con esta adquisición, Google se hace con una empresa relevante en el mundo de la domótica. El fundador y CEO de Nest, Tony Fadell trabajó para Apple en el iPod. En la actualidad, él y su equipo trabajan en la tecnología domótica.

Hogar conectado

Nest trabaja en dispositivos para el hogar, como su termostato inteligente y el detector de humo. Dos dispositivos representativos de la tecnología inteligente para el hogar. El termostato de Nest es un dispositivo capaz  de aprende de las preferencias y comportamientos de los habitantes de la casa, para así acomodarse a ellos, mejorar su vida y ahorrar energía.

Por ejemplo, este dispositivo puede ajustar la temperatura de la casa de forma automática, según si los residentes se encuentran en una estancia u otra, y dependiendo también del momento del día. Otra de sus peculiaridades es la posibilidad de poder controlar dicho termostato desde el teléfono móvil, tablet o portátil, ya que cuenta con conexión WiFi. Además, ofrece una gran variedad de opciones de configuración. En los EE.UU, son ya muchos los hogares en los que se han instalado estos termostatos.

Temostato Nest

Por su parte, el detector de humos y monóxido de carbono de Nest se basa en un sistema avanzado capaz de enviar una notificación al smartphone o tablet informando sobre cualquier problema relacionado con este aspecto.

Además del sistema de sonido de una alarma que suena, el sistema Nest cuanta con una voz humana que alerta, e indica cuál es el problema concreto y dónde está ocurriendo. También es posible silenciar la alarma agitando una mano bajo el dispositivo.

Detector humo

No hay que olvidar que ambos dispositivos, termostato y destector, pueden trabajar de manera conjunta para mejorar la seguridad y aumentar la comodidad. Y, para incrementar aún más las posibilidades de interconexión entre dispositivos, el termostato inteligente también se puede mantener interconectado con el automóvil.

En el CES 2014  se confirmó un acuerdo de colaboración de Mercedes con Nest, para integer su sistema de control en el automovil. Así, con la app Digital Drive Style, los usuarios de Mercedes podrán regular el termostato Nest y la temperatura del hogar  durante el viaje en coche para que, al llegar a casa, se encuentre ya a la temperatura propicia.

App Mercedes
 
App Mercedes 2

La privacidad

Sin embargo, estos avances tecnologícos no están exentos de problemas y riesgos, sobre todo relacionados con la seguridad y la privicidad de las personas y de sus datos. En el mundo del Internet de la cosas, estos riestos se trasladan del uso del ordenador personal al ámbito de otros objetos inteligentes de uso cotidiano.

En el comunicado que se publicó en el blog de Nest anunciando la adquisición de la compañía por parte de Google también y se hace mención al tema de la seguridad. En ella, Matt Roger indica al respecto lo siguiente: “Nuestra política de privacidad limita claramente el uso de la información de clientes para proporcionar y mejorar los productos de Nest. Siempre hemos tomado la privacidad muy en serio y esto no cambiará”.

Si quieres saber más sobre el Internet de las Cosas, aquí tienes nuestro reportaje 'Android en todas partes'.