Skip to main content

Niña de 13 años crea una nave para ir a otras galaxias

Ekaterina Trúsheva

Manu Vilella

01/04/2014 - 00:47

Su planteamiento parte de la preocupación por el momento en que el Sol alcance la TierraLa nave podría ir en busca de vida a otras galaxiasTendría capacidad para 500 personas

Con la boca abierta nos ha dejado, y es que esta pequeña inventora rusa de sólo 13 años ha conseguido enamorar al mundo de la ciencia con su proyecto de investigación.

Se llama Ekaterina Trúsheva y preocupada por el momento en que nuestro planeta Tierra sea alcanzado por el Sol decidió ponerse a pensar en una solución. Se le ocurrió entonces que para que los habitantes de la Tierra en aquel momento puedan salvarse tendrían que migrar a otra galaxia. Precisamente para descubrir esa galaxia en la que pudiese haber vida, la joven ha decidido crear una nave galáctica que pueda realizar expediciones en busca de dicho objetivo.

Trúsheva se centró en buscar una tecnología que reuniese las características de ser segura, fácil y económica. Con su idea de basarse en un propulsor de uniflujo termonuclear y otro propulsor de uniflujo fotónico para hacer de motores de la nave se conseguiría en sólo 42 años alcanzar la Alpha Centauri, la estrella más cercana a nuestro sistema solar. ¡Las naves actuales necesitan 50.000 años para poder hacer esto!

Channel 4 retransmitirá el primer programa desde el espacio

En su nave podrían subir las familias, hasta un máximo de 500 personas en total. Los gastos de construcción de la nave serían muy bajos.

La idea es que la nave se construya en la órbita terrestre y que no transporte ningún tipo de fuente de energía, porque de hacerlo su masa aumentaría y por tanto perdería velocidad. Pero, ¿cómo se abastecería la nave de combustible? Lo haría a partir del medio ambiente interestelar, que está compuesto en un 70 % de hidrógeno. Éste, al ser captado, se comprimiría y calentaría, pasando a calentarse más adelante y finalmente acelerándose, para volverse a lanzar de nuevo al espacio. Sería así como se conseguiría, a grandes rasgos, la velocidad necesaria para poder mantenerse en movimiento.

Nos encanta saber que estamos rodeadeos de pequeños genios, como esta niña.