Skip to main content

Nueva tecnología multiplica la vida útil de las baterías

vida util baterias de litio

22/04/2016 - 14:54

Científicos han desarrollado una nueva tecnología basada en nanocables que permite que las baterías de litio se recarguen cientos de miles de veces.

Un equipo de químicos de la Universidad de California, Irvine (UCI) en Estados Unidos ha desarrollado una tecnología para fabricar baterías que se pueden recargar cientos de miles de veces. Gracias a este avance, en el futuro se podrían producir ordenadores, smartphones, electrodomésticos, vehículos y otros dispositivos que nunca tendrían que sustituir este componente.

Esta tecnología se trata de una batería de iones de litio en la que el tradicional ánodo de grafito ha sido sustituido por nanocables de silicio. Estos filamentos son miles de veces más finos que el cabello humano, son altamente conductores y cuentan con una gran superficie para el almacenamiento y la transferencia de electrones.

Gracias a estas propiedades, tienen la capacidad de almacenar hasta diez veces más litio que el grafito, lo que permite incrementar la densidad de energía del ánodo al mismo tiempo que se reduce el peso del componente.

El ánodo de nanocables de silicio fue inventado por un equipo de investigadores de la Universidad de Stanford en el año 2007, y desde entonces la comunidad científica ha estado trabajando en su optimización. Y es que, aunque esta tecnología tiene infinidad de ventajas, cuenta con el inconveniente de que los nanocables son extremadamente frágiles. 

Ahora, los químicos de la UCI han resuelto este problema gracias a un descubrimiento al que han llegado por accidente. "Mya Le Thai estaba jugando, recubrió todo con una capa muy fina de gel y empezó un ciclo", explica Reginald Penner, uno de los miembros del equipo. "Ella descubrió que gracias al uso del gel se pudieron aplicar los ciclos cientos de miles de veces sin perder capacidad". 

Qué influye en la autonomía y duración de las baterías móvil

Lo que hizo Le Thai fue aplicar un recubrimiento de dióxido de magnesio a un nanocable de oro e introducir el conjunto en un electrolito hecho con un gel parecido al plexiglás. Los investigadores creen que el gel plastifica el óxido de metal en el interior de la batería, dotándo al electrodo de la elasticidad necesaria para evitar que se agriete durante los ciclos de carga. 

En las pruebas, el electrodo ha soportado hasta 200.000 ciclos de carga y descarga sin detectar ningún tipo de pérdida de capacidad o de potencia y sin que se rompa ningún nanocable. En comparación, los electrodos tradicionales soportan entre 5.000 y 7.000 ciclos.

Ver ahora: