Un nuevo cortador láser de diamante que corta el acero

laser acero

Todos habéis visto esos láseres que se pueden comprar por Internet, que pueden explotar globos y que rozan la ilegalidad. Esos láseres que algunos utilizan para apuntar a los aviones causando en muchos casos auténticos problemas a los pilotos. Sin embargo, de lo que os venimos a hablar es de un láser que se acerca más bien a los cañones de La Guerra de las Galaxias. Un láser capaz de cortar láminas de acero como si fueran papel. 

Lo han desarrollado científicos del Centro de Investigación MQ Photonics, y del Intituto Fraunhofer. Hasta ahora, los láseres con base de diamante habían llegado a los 20 watios. Este nuevo láser ha llegado a los 380 watios sin despeinarse. 

Éstos son los láseres más potentes que puedes comprar legalmente

Los investigadores tenían curiosidad por algunas características clave de los láseres con base de diamante, como su capacidad para transmitir energía a larga distancia con muy poca interferencia. Siempre hemos pensado que los láseres potentes acabarían por tener un uso militar, pero lo cierto es que una de las funciones más interesantes a las que se podrían dedicar es a las telecomunicaciones. 

Y sin embargo, cuando hablamos del nuevo láser que podría revolucionar la forma en la que enviamos información, lo que nos hace quedarnos boquiabiertos es que tenga suficiente potencia como para derretir el acero. Eso nos hace pensar que probablemente las aplicaciones militares sean las que acaben por imponerse. 

Curiosamente, este tipo de láser se mueve en una longitud de onda diferente a la de los láseres tradicionales (algo superior). Con eso se consiguen reducir significativamente las interacciones con la atmósfera, así como evitar los peligrosos daños a las retinas. Puede que pueda prenderle fuego a nuestra cara, pero al menos no nos trastocará la vista. 

Este tipo de producto se ha conseguido mejorando muchísimo los procesos de fabricación, optimizando donde era posible y afinando donde el margen de error lo permitían. Dado que este es el primer prototipo, no nos ha sorprendido nada leer que los investigadores que lo han desarrollado opinan que aún hay mucho que se puede hacer. Más potencia, más control... y sobre todo, más aplicaciones.