Un nuevo método permite integrar pantallas flexibles en la piel

pantallas en la piel

Un grupo de científicos del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea del Sur (KAIST) ha desarrollado una pantalla ultra fina y flexible para su integración en todo tipo de dispositivos portátiles innovadores

El auge de Internet de las cosas y del universo conectado en el que vivimos en la actualidad, la necesidad de integrar pantallas en todo tipo de aparatos portátiles es cada vez mayor.

Hasta ahora ya han trabajado en este tipo de displays diversos investigadores, pero los diseños de las pantallas flexibles que se han creado hasta ahora tiene algunos inconvenientes, como la poca transparencia o el bajo rendimiento eléctrico. Esto es debido a que se ha tratado de utilizar electrónica de base inorgánica, cuyos sustratos de plástico presentan inestabilidades térmicas fundamentales que impiden su funcionamiento a alto rendimiento.

Para dar respuesta a esta demanda de pantallas flexibles y transparentes, así como solucionar los problemas que se han presentado en otros modelos, los investigadores del KAIST han desarrollado unos transistores de óxido de película delgada (TFT por sus siglas en inglés) para el plano posterior de una matriz activa de una pantalla flexible a través del método de base inorgánica láser lift-off. El equipo de investigadores había probado esta tecnología anteriormente en dispositivos para la obtención de energía y para la memoria flexible.

Lo que han hecho estos ingenieros ha sido fabricar una matriz TFT de óxido de alto rendimiento en la parte superior de un sustrato láser reactivo, que después se traslada a plásticos ultra finos con un espesor de unas 4 micras. Por último, transfieren el circuito de óxido ultra delgado para que la pantalla flexible se pudiera adherir a la superficie de la piel humana.

Los robots podrán sentir con esta piel electrónica

"Mediante el uso de nuestro método, las barreras tecnológicas para las pantallas flexibles transparentes de alto rendimiento han sido superadas con un coste relativamente bajo", asegura el profesor Keon Jae Lee. 

Esta solución permitirá integrar pantallas ultra delgadas, flexibles y transparentes en prácticamente cualquier lugar que se necesite, incluyendo en nuestra piel.