Las pantallas sin contacto podrían reemplazar a las táctiles

Las pantallas sin contacto podrían reemplazar a las táctiles

Un equipo de investigadores del Max Planck Institute de Stuttgart y de la Universidad de Múnich, ambos centros en Alemania, ha desarrollado un prototipo de pantalla interactiva que no necesita que haya contacto con los dedos y proporciona mejores propiedades y durabilidad que las táctiles.

Las pantallas táctiles, aunque tienen una gran utilidad y nos permiten interactuar con todo tipo de dispositivos de manera cómoda, fácil y rápida, tienen algunos inconvenientes: sufren un desgaste mecánico con el tiempo y son un foco de bacterias y virus, debido a que es necesario tocarlas con las manos. 

Para solucionar estos problemas, los científicos han desarrollado un sensor de ácido antimónico que tiene la capacidad de detectar la transpiración de la piel y, cuando siente la proximidad de la humedad del dedo, reacciona antes de que el usuario tenga que tocar la superficie. Al detectar el sudor, el dispositivo emite una señal eléctrica o produce un cambio de color. 

El grupo de investigadores ha aplicado esta tecnología para desarrollar la pantalla sin contacto"Debido a que estos sensores reaccionan de una manera muy local a cualquier aumento en la humedad, pensamos que podría ser utilizado para fabricar pantallas y monitores sin contacto", explica Pirmin Ganter, uno de los miembros de la investigación. 

Para interactuar con esta pantalla sólo es necesario acercar un dedo y cambiarán sus propiedades técnicas u ópticas en el punto específico con una velocidad de reacción de unos pocos milisegundos. En el prototipo de los científicos, la reacción del monitor consiste en el cambio de color de las nanoestructuras, que pasan de tener un tono azul al rojo. 

Crean una pantalla 3D holográfica fabricada con grafeno

Esto es sólo el principio y el equipo tiene que continuar trabajando en la optimización de esta tecnología, pero consideran que en el futuro los teléfonos móviles, tablets y otros dispositivos electrónicos podrían utilizar en el futuro las pantallas sin contacto. 

[Fuente: Max Planck Institute]