Presentado Phorm: un teclado en relieve para el iPad

Teclado ipad relieve

Se llama Phorm, y como habéis leído en el titular, es el primer teclado en relieve para iPad que desaparece cuando no quieres usarlo. Por supuesto, se trata de uno de los primeros pasos en el desarrollo de pantallas en tres dimensiones, que nos permitan experimentar relieves y utilizar el tacto a la vez que la vista. Por supuesto, todo esto de momento es meramente una teoría, pero ya se están sentando las bases que permitirán en un futuro que la tecnología avance hasta ese punto. 

Mientras tanto, bien podemos prestar atención a lo que sí que existe hoy. En este caso hablamos de Phorm, un teclado en relieve que nos permite tener una respuesta háptica (física) a las pulsaciones, y asignar a cada tecla una protuberancia. Si lo que habéis leído hasta aquí os interesa, podéis estar tranquilos: no tendréis que desmontar vuestro iPad ni compraros uno nuevo para poder equiparlo. 

Si te gusta personalizar tu iPhone o iPad, te dejamos nuestra lista de los mejores teclados descargables

Y es que Phorm monta el teclado en relieve gracias a una carcasa que se coloca en la tablet y que además de cubrir la parte trasera, hace lo propio con la pantalla. Así, como vemos en el vídeo, pulsando el gran interruptor (que es imposible perderse), en la parte frontal aparecerán unas pequeñas burbujas sobre las teclas, que desaparecerán al volver a pulsar el interruptor. 

Al parecer, todo el sistema funciona gracias a que en el interior del cobertor de pantalla hay unos huecos que se llenan de líquido, y pfrecen presión ante la cobertura semi elástica. Así, los botones se hinchan como globos de agua, proporcionando una sensación muy distinta a la de la pantalla plana. 

Visto así, está claro porqué el interruptor trasero es tan grande. No activa un circuito, sino que desplaza el líquido físicamente desde la parte trasera a la frontal de la carcasa. 

Según parece, su creador ya está preparando un modelo para el iPhone 6. Y con un poco de suerte, dentro de unos años tendríamos pantallas que no solo mostrarían imágenes, sino también relieves.