Skip to main content

Primer contacto con las Microsoft Hololens, en vídeo

Microsoft Hololens

10/07/2016 - 10:02

La primera vez que las vimos, en la conferencia de desarrolladores de Microsoft, nos quedamos con la boca abierta. Ahora por fin hemos podido tener nuestro primer contacto con las Microsoft Hololens, el visor de realidad aumentada de la compañía. Tenemos que reconocer que, aunque tiene sus problemillas, su fama es bien merecida. 

Las conseguimos en una de las últimas versiones para desarrolladores, gracias a Pedro Diezma, CEO y fundador de Zerintia Technologies. Es él quien nos va explicando paso a paso en el vídeo cómo se usan las Microsoft Hololens, y cómo esta versión está a años luz de los primeros prototipos. De hecho, según nos comenta, es probable cuando hagamos la review de las Hololens, la que nos manden sean iguales que las que hoy probamos. 

Lo primero que nos llama la atención del dispositivo es el hecho de que el halo (o diadema) sea completamente inalámbrico. Venimos de probar las HTC Vive, con las que el embrollo de cables podía ser bastante incómodo. 

Y si habéis probado estas gafas de realidad virtual, sabréis que montar la habitación virtual puede ser un incordio. Primero montando los sensores y luego realizando el mapeo. Con las Microsoft Hololens todo ese proceso se sustitye por realizar un reconocimiento rápido por la habitación, dando pellizcos al aire para ayudar a las gafas a reconocer la habitación. 

Pero pasemos al meollo de la cuestión: los hologramas. Están, funcionan y se ven tal y como en los vídeos de demostración de Microsoft, quizá algo más transparentes. Se puede interactuar con ellos, se pueden crear escritorios virtuales y no dan ningún problema. 

Además, y siguiendo con lo positivo, la diadema de las Microsoft Hololens resulta mucho más cómoda de usar de lo que parece. Nosotros la hemos probado con y sin gafas, y no hemos notado diferencia. Cuenta con una banda ajustable, para asegurarnos de que no se nos cae de la cabeza. No da pellizcos y no arranca pelos, algo que con esa cantidad de componentes, es un auténtico milagro. 

Y ahora el problema: las pantallas de proyección de hologramas que tenemos delante de los ojos son muy pequeñas. De hecho, es posible que los veamos cortados, con lo que la experiencia pierde un poco. En cualquier caso, siguen siendo un dispositivo tremendamente práctico, al que se le encuentran usos continuamente y que estamos deseando ver en tiendas. Sabréis más cuando tengamos la review de las Microsoft Hololens. 

Ver ahora: