Prueban la batería más grande de Europa en Reino Unido

Prueban la batería más grande del mundo en Reino Unido

Aunque la tecnología de los teléfonos móviles y las tablets ha evolucionado de forma vertiginosa en los últimos años, no puede decirse lo mismo de las baterías. Han aumentado su capacidad sin aumentar el tamaño, cierto, pero no ocurre lo mismo con su duración ni su resistencia a la descarga. Tenemos que recargar el smartphone todos los días, aunque lo usemos poco. Incluso apagado, la batería también se va descargando poco a poco.

Si eso es un problema para algo tan simple como un teléfono, imagina las pérdidas que supone para las grandes centrales eléctricas que almacenan energía eólica o solar. Aunque se "capture" una gran cantidad de electricidad a través de los paneles solares o los molinos de viento, las baterías no tienen suficiente capacidad para almacenarla en grandes cantidades, o durante mucho tiempo.

Una nueva tecnología de baterías de gran tamaño está a punto de probarse en el Reino Unido. Si tiene éxito, permitiría ahorrar miles de millones de euros al aprovechar mejor las energías renovables. Y podría aplicarse a las baterías de los smartphones y otros dispositivos.

El Reino Unido, al tratarse de un conjunto de islas con una supercie limitada y muy poblada, ha dependido durante siglos del carbón, altamente contaminante, para procurarse la energía con la que abastecer industrias y hogares. Ahora están intentando reducir esta dependencia. En la estación eléctrica de Leighton Buzzard, tres compañías multinacionales, S&C Electric Europe, Samsung SDI y Younicos han construido la batería de litio manganeso más grande de Europa, de 6 Megavatios de capacidad, en un proyecto que ha costado 22 millones de euros. Si las pruebas son exitosas, se estima que el Reino Unido podría ahorrar cerca de 3.500 millones de euros al año en la factura eléctrica. Esta tecnología también se utilizaría en otros países de Europa. España sería uno de los más beneficiados, pues es una de las potencias mundiales en energía solar y eólica, y las baterías de gran capacidad mejorarían notablemente el rendimiento. Sin embargo, los resultados de las pruebas no se conocerán hasta 2016, y si son un éxito no se instalarán en la red eléctrica hasta 2020.

Por lo visto vamos a tener que acostumbrarnos a nuestra carga diaria del smartphone unos cuantos añitos más... Aunque también puedes recurrir a la recarga por medio de la orina...

Apple también está experimentado con energía solar, que usará en su nuevo centro de datos.