¿Qué es un wearable?

¿Qué es un wearable?

Smartwatches, smartbands, smartglasses…son términos que, cada vez, se escuchan más en nuestro día a día. Pero, ¿Sabéis qué es un wearable? Os lo contamos. 

Los wearables son dispositivos compactos, especialmente pensados para que los puedas llevar puestos como si fueran ropa y, en general, son mucho más pequeños que un smartphone. 

No hay una término exacto en castellano, pero Fundeu recomienda llamar a estos gadgets "tecnología ponible"

En el sentido amplio del concepto, los primeros wearables surgieron hace varios siglos. Englobarían objetos como los ábacos en collares o anillos en el siglo XVI, el primer reloj de pulsera en 1810 fabricado para la Reina de Nápoles o el dispositivo oculto en los zapatos que usaron Thorp y Shannon para hacer trampas en los casinos en los años 60.

Si lo entendemos sólo como un dispositivo capaz de ser programado por un usuario para realizar tareas informáticas, se podría decir que el padre del wearable es Steve Man. Este inventor acopló su Apple II a una mochila con armazón de acero para controlar su equipo fotográfico. La pantalla del dispositivo hacía de visor.

Además de las cámaras y sensores de movimiento 3D, existen 4 categorías principales de wearables. En primer lugar se encuentran los smartwatches o relojes inteligentes. Estos funcionan con Android Wear, el sistema operativo de Google, Watch OS, el de Apple, Tizen, el de Samsung, o un software propio, como el de Garmin. Gracias a ellos pueden enviar y recibir mensajes, gestionar tu correo e, incluso, algunos permiten hacer llamadas.

Comparativa Android Wear, Tizen y Watch OS

En segundo lugar están los wearables destinados al cuidado de la salud, entre los que destacan los de fitness y deporte, como smartbands, que monitorizan tu actividad física, tu pulso, tu presión sanguínea o tu respiración. En esta categoría también se encontrarían los parches para controlar el nivel de azúcar en sangre o los tatuajes electrónicos para medir tu temperatura corporal o frecuencia cardíaca. Posiblemente el futuro de esta tecnología se encuentre en este apartado, ya que la salud es un tema que preocupa tanto a usuarios como a los expertos en el tema.

Por otra parte tenemos las smartclothes que se encargan, por lo general, de monitorizar nuestra actividad física. Por ejemplo, los Myontec Moody están diseñados para medir la actividad muscular del usuario de forma precisa. Gracias a ello se realizan pueden seguimientos diarios, semanales y mensuales para, después, mostrárselos al consumidor. También tenemos otro tipo de ropa inteligente más sencilla, como el gorro de Archos, que te permite escuchar música a través de Bluetooth.

En la última categoría, pero no por ello menos importante, se encuentran las smartglasses. Las más conocidas son las Google Glass, ya que pueden capturar imágenes, grabar vídeo o realizar búsquedas en Internet mediante órdenes de voz, entre otras cosas.

A pesar de que, a día de hoy, lo wearables son una tecnología que no se ha desarrollado lo suficiente, no hay que perderlos de vista. Y es que para 2019 se espera que se vendan más de 126,1 millones de prendas inteligentes al año. Esta cifra es de lo más interesante si tenemos en cuenta que, en 2015, esa cifra se sitúa en los 45,7 millones de unidades.

Si aún te quedan dudas sobre qué es un wearable y cómo funciona, echa un vistazo al vídeo que hemos preparado.