Skip to main content

Qué implicará la arquitectura Zen 5 en la que AMD trabaja de cara al futuro

amd ryzen 7

11/04/2018 - 07:46

Tras años sin poder plantarle cara Intel ni en el segmento del gaming, ni en el del uso profesional, el año pasado AMD lanzó su arquitectura Zen con los procesadores Ryzen. Ryzen supuso un paso adelante muy importante respecto a su anterior arquitectura gracias, sobre todo, a la cantidad de núcleos físicos disponibles.

Salió con algunos problemas, como la compatibilidad y la gestión de memoria, algo que se ha ido solucionando vía software y que, supuestamente, quedará totalmente olvidado con la nueva generación, los Ryzen 2000 que llegarán en breve al mercado y de los que ya conocemos sus características principales.

Los nuevos procesadores AMD Ryzen cuentan con el mismo número de hilos y núcleos, pero mejoran en la eficiencia, el trabajo con la RAM y, además, suben algo la frecuencia respecto a la primera generación de Ryzen. Por poner un ejemplo de uno de los procesadores más indicados para jugar, el Ryzen 1700x contaba con una frecuencia base de 3,2 GHz mientras que el Ryzen 2700x parte de los 3,7 GHz con un boost de hasta 4,35 GHz.

Placas base compatibles con Ryzen

Esto supone un incremento importante en la frecuencia, pero lo importante es cómo están construidos estos chips y qué le puede reportar a AMD a medio plazo. El secreto está en los nanómetros.

La batalla de los nanómetros

El nanómetro es una unidad de longitud que marca la cantidad de transistores que se pueden introducir en un SoC. Cuanto menor sea el número, más transistores caben y, además, más eficiente es el chip. Por eso, a medida que aumenta el proceso de miniaturización de los chips, estos son más potentes, cuentan con más núcleos y, además, consumen menos energía. Es algo que afecta a los procesadores móviles, pero también a los de sistemas de sobremesa.

Y, precisamente, es ahí donde AMD quiere destacar. Y es que, aunque Ryzen 2000 parece una buena evolución de la primera generación, Intel sigue llevando la delantera. Por eso, AMD ha anunciado su hoja de ruta, o roadmap, en el que detallan sus planes para introducir chips más y más pequeños con cada generación de Ryzen (o como se llamen en el futuro).

Como ya hemos comentado, la arquitectura en la que se basan los Ryzen es conocida como Zen. Los primeros Ryzen llegaron con Zen 1 y, ahora, veremos los chips Zen+. La denominación ''+'' marca una construcción en 12 nanómetros, aumentando la miniaturización, y la mejora de eficiencia respecto a los primeros Ryzen se corresponde con dicha miniaturización.

Ahora bien, parece que la mejora más importante es la que se producirá entre final de año y 2019 con los chips Zen 2. Y es que, AMD ha detallado que el diseño de estos chips ya está terminado y que ''mejorará Zen en múltiples dimensiones''. El cambio más evidente es el ''adelgazamiento'' hasta los 7 nanómetros.

AMD también está trabajando intensamente en las APU

Como os contamos hace unas semanas, la bajada a los 7 nanómetros se traduce en más potencia y menos consumo, pero no algo anecdótico, sino real. Según diferentes fuentes, los chips construidos en 7 nanómetros, como serán los Zen 2, tendrán un rendimiento hasta un 40% superior a los actuales y un consumo que bajará un 60%. Según la hoja de ruta de AMD, veremos Zen 3 entre finales de 2019 y principios de 2020.

Zen 3, sin embargo, no es una mejora tan evidente como la producida entre Zen+ y Zen 2. De forma interna, AMD la conoce como Zen 3 7 mn+, lo que significa que veríamos una mejora a nivel de eficiencia con los procesadores Zen 2. Eso sí, no estaría nada mal, ya que todo indica que podrían llegar a superar la barrera de los 5 GHz en boost. Eso sí, Zen 5 ya está asomando la patita.

AMD Zen 5

Si se os ha perdido Zen 4, no os preocupéis. Y es que, Zen 3+ sería ese Zen 4 al que sustituiría la arquitectura Zen 5. En una reciente charla entre los arquitectos de Zen, se ha mencionado la existencia de los procesadores con arquitectura Zen 5. Estos procesadores están en un estado conceptual y ''Zen 5'' es como se les conoce a nivel interno, pero la propia AMD avisa: todo es susceptible de cambiar. 

Y es que, los avances tecnológicos llegan a un ritmo vertiginoso y quién sabe qué pasará de aquí a 2021, año para el que están previstos los AMD Zen 5. Ahora bien, ¿cuáles serían sus ventajas? Si los AMD Zen 3 y Zen3+ bajarán a los 7 nanómetros, lo que podemos esperar es una arquitectura con un proceso de fabricación de 5 nanómetros.

Zen 5 supondría un nuevo salto de potencia y de eficiencia, pero lo más interesante es que, por fin, la frecuencia de los procesadores podría partir de los 5 GHz sin utilizar el boost. Esto es especulación pura y dura, ya que es complicado prever qué pasará en cuanto a tecnología de aquí a tres años, pero sería el salto lógico. Eso sí, ¿seguirán aumentando los núcleos o se centrarán los fabricantes en dar más potencia por núcleo?

[Fuente: Videocardz]

Ver ahora:

Te recomendamos