Skip to main content

Qué son los discos duros inalámbricos y por qué te puede interesar comprar uno

Ventajas de un disco duro externo con WiFi.

22/03/2018 - 12:00

Si siempre has utilizado discos duros externos convencionales, puede que ya sea hora de dar el salto. La tecnología WiFi y de almacenamiento han avanzado tanto últimamente que la opción de comprar un disco duro inalámbrico es cada vez más apetecible, viable y también más asequible para el bolsillo.

Algunos de los mejores discos duros WiFi cuentan también con Bluetooth y se pueden conectar directamente al router para disponer de una mayor velocidad de transferencia. A día de hoy son una alternativa ideal para tener almacenamiento extra y compartido en todos tus dispositivos.

Básicamente se trata, como su propio nombre indica, de un disco duro portátil como los de siempre pero que permite transferir archivos vía WiFi. Estos discos crean una red WiFi al encenderse a la que te conectas. Inmediatamente aparecen como un dispositivo externo cualquiera en tu dispositivo, al que puedes copiar y pegar los archivos que quieras.

A continuación analizamos algunas de las ventajas de los discos duros inalámbricos sobre los cableados convencionales.

1. Puedes conectar varios dispositivos a la vez

Si lo piensas bien, un disco duro externo con WiFi es como una nube personal: puedes almacenar ahí todos tus archivos y acceder desde varios dispositivos de forma simultánea. Es exactamente lo mismo que haces con Google Drive o con Dropbox pero de forma local y controlada.

Además la mayoría es compatible con iOS, Android, Windows, macOS y Linux, es decir, con los sistemas operativos que utiliza la mayor parte de los usuarios, así que habrá cero problemas de compatibilidad.

Si eres de los que está constantemente compartiendo archivos entre dispositivos, seguro que te merece la pena comprar un disco duro externo inalámbrico.

Estos son algunos de los almacenamientos inalámbricos en red más vendidos en Amazon España

2. No sólo WiFi: cable y Bluetooth

No todos los HDD inalámbricos dispone de Bluetooth, pero lo que sí tienen todos es puerto USB para conectarlos por cable a tu ordenador o incluso a tu móvil. Es ideal si tu red WiFi es inestable por algún motivo o necesitas un poco más de velocidad de transferencia de datos.

No es lo ideal, pero está bien que también ofrezcan esta opción. Además, al ser USB 3.0 en la mayoría de los casos, la velocidad es considerablemente alta.

3. Son cada vez más asequibles

Al igual que ocurre con todas las nuevas tecnologías ya consolidadas, los discos duros inalámbricos son cada vez más baratos y disponen de más capacidad. Seguramente de aquí a unos años los actuales nos sepan a poco, pero ya puedes comprar buenos HDD con WiFi, lector de tarjetas y 500 GB por poco más de 150 euros.

Están un poco por encima de los cableados, pero claro está que sus prestaciones son mucho mejores en ciertas situaciones. Como ya hemos dicho: si quieres tener almacenamiento externo disponible para todos al alcance de todos en casa, son la opción ideal.

Toshiva Canvio Aerocast, un disco duro WiFi de 1 TB por sólo 80 euros

4. Qué debes tener en cuenta antes de comprar

Antes de dar el paso y elegir qué disco duro con WiFi es mejor para ti, hay que tener una serie de factores en cuenta. No todos son iguales ni te convienen: depende del uso que le vayas a dar, como en casi todo.

La capacidad de almacenamiento y el precio son las dos características más destacadas de un disco duro externo convencional, pero en lo que respecta a los inalámbricos hay otras características que deberías tener muy pero que muy en cuenta:

  • Cuántos dispositivos se pueden conectar de forma simultánea
  • Tienen Bluetooth
  • Qué estándar de USB utilizan
  • Horas de autonomía

¿De qué te sirve un buen disco duro inalámbrico si sólo tiene unas pocas horas de batería? ¿De qué si no se pueden conectar más de tres dispositivos a la vez? Quizás te interesen pese a estas carencias, pero merece la pena invertir un poco más para hacerte mejor, o al menos tener en cuenta esto para no llevarte un fiasco.