Restaurante en Seattle prohibe usar las Google Glass

Restaurante en Seattle prohíbe usar Google Glass

Si eres uno de los pocos suertudos que tienen un par de Google Glass, mejor déjalas en casa si vas a cenar al restaurante Lost Lake Cafe en Seattle.

Nick Starr, un ingeniero de redes de vídeo teleconferencias con sede en Seattle, aprendió la lección de mala manera. En un mensaje en su página de Facebook, explicó que decidió pasar por el Lost Lake Cafe con las Glass puestas, cuando una empleada le informó que no permitían usar las gafas en su establecimiento.

Las Google Glass son unas gafas de realidad aumentada con tecnología de reconocimiento de voz que permite a los usuarios realizar distintas tareas, incluyendo fotografiar y grabar lo que ven, enviar mensajes y navegar la web. Cada par cuesta alrededor de 1.500 dólares.

Todo lo que necesitas saber sobre las Google Glass, aquí.

Según Starr, en otra ocasión había podido comer en el restaurante con las Glass puestas, y no le habían dicho nada.

Ésta vez, cuando le dieron el ultimátum de "O se quita las Google Glass o se va," decidió levantarse e irse.

CBSNews.com confirmó con el restaurante Lost Lake Cafe and Lounge y, efectivamente, ya no permiten el uso de las Google Glass en el establecimiento. 

De hecho, en un mensaje en su página oficial Facebook, el restaurante confirmó que habían pedido a un "cliente grosero" que desalojara el local porque no quiso quitarse el dispositivo.

"Cortésmente rogamos a nuestros clientes que se abstengan de usar y operar las Google Glass dentro de Lost Lake," escribieron. "Si usan las Glass adentro del establecimiento, o filman o fotografían a otras personas sin su permiso, se les pedirá que se detengan o que salgan. Y si les pedimos que se vayan, por el amor de Dios, no empiecen a gritar sobre sus "derechos". Simplemente cállese y salga en lugar de empeorar las cosas."

Aclarando su postura, David Meinert, coproprietario del restaurante, dijo a Forbes que no se permiten las Google Glass en el Lost Lake Cafe o en su otro restaurante, 5 Point Cafe, debido a cuestiones de privacidad.

Según Meinert, lo más curioso del caso fue la reacción exagerada de Starr cuando le pidieron que se quitara las gafas. "No le gustó, así que intentó que despidieran al mesero."Eso sin contar con la cantidad de improperios que usó como parte de su argumento.

Quizá la nueva política cambie una vez usuarios de Google empiecen a usar Glass de prescripción. ¿Qué opinas?