Un robot policía dirige el tráfico en las calles de Kinshasa

robot policía kinshasa

El robot policía que dirige el tráfico en la capital de la República Democrática del Congo, Kinshasa, no deja de parecernos más que interesante. Y es que se trata concretamente de dos robots humanoides que se han instalado en las zonas con mayor afluencia de tráfico para encargarse de dirigir el flujo de vehículos, así como ayudar a los conductores y peatones a atravesar las calles de la ciudad de una forma segura.

El objetivo que se persigue con su instalación es facilitar el tráfico de viajeros y recortar el número de accidentes que tienen lugar en el centro de Kinshasa, una ciudad con alrededor de 10 millones de personas.

Conoce cuáles son los 6 mejores robots que hemos seleccionado

En palabras del presidente de la Comisión Nacional para Seguridad en la Carretera DRC, Vale Manga Wilma: "Es una innovación en el ámbito de la seguridad en la carretera. El tráfico es un gran problema en hora punta. Con la inteligencia de los robots policía la seguridad en la carretera en Kinshasa se convierte en algo mucho más fácil".

Su altura es de 8 "pies", y trabaja las 24 horas del día. Se proveen de la energía de paneles solares para su funcionamiento y están equipados con cámaras de seguridad que graban todo el tráfico y flujo de vehículos. Están, además, construidos de aluminio y acero inoxidable para poder soportar el clima cálido de la ciudad. Han sido diseñados y construidos por una compañía de ingenieros locales llamada WITECH ONG.

El robot dirige el tráfico gracias a su luz roja y verde. Estos robots policía están pensados precisamente para fusionar algunas funciones de los policía y de los semáforos, al mismo tiempo, y es que pueden subir o doblar sus brazos para hacer que los coches se detengan o para permitirles el paso. Incluso están programados para hablar, guiando a los peatones sobre cuándo deben cruzar la calle.