Robot que juega a Angry Birds ayuda a niños discapacitados

Un robot que juega a Angry Birds ayudará en la rehabilitación de niños discapacitados o lesionados.

La mayoría de los niños discapacitados realizan ejercicios de rehabilitación varias veces a la semana, ya sea para mejorar su movilidad y coordinación, o simplemente por salud.

El mismo principio se aplica a los niños lesionados que han permanecido mucho tiempo inmovilizados, por ejemplo, si se han roto una pierna.

Casi siempre estos ejercicios consisten en monótonas sesiones de estiramiento, coordinación, flexiones, etc. Tanto para los padres o educadores como para el niño, son sesiones aburridas, que en muchos casos cuesta llevar a cabo si el niño es pequeño y no quiere participar.

Pero, ¿qué ocurriría si sustituimos al padre o educador, por un simpático robot, a la hora de practicar la rehabilitación?

Robot que juega al Angry Birds ayuda a niños discapacitados

En ejercicios para niños discapacitados que requieren rutinas de coordinación mano-ojo, muchos centros emplean juegos como Angry Birds, pues requieren estirar el brazo y coordinar el movimiento del dedo con el ojo, para apuntar.

Ayanna Howard, científica del Instituto Tecnológico de Georgia, realizó algunas pruebas con niños y descubrió que cuando practicaban ejercicios de rehabilitación con un adulto, aguantaban sin distraerse una media de 9 minutos, mientras que si lo hacían con un robot, la media subía a 26 minutos. Del mismo modo, el contacto ocular con su educador sólo ocurría el 7% del tiempo de sesión, mientras que con un robot, aumentaba al 40%.

En otras palabras, un niño se divierte más y le presta más atención a un robot que a una persona adulta. Así que dicho y hecho. Diseñaron un robot capaz de jugar a Angry Birds y realizar movimientos repetitivos:

Robot que juega al Angry Birds ayuda a niños discapacitados

Sorpréndete con nuestras noticias sobre robots

El truco está en que programan al robot para que copie los movimientos del niño, mientras le dicen al pequeño que enseñe al robot a jugar al Angry Birds.

El niño enseña el mecanismo de lanzamiento del pájaro a su nuevo amigo mécanico, y éste repite el movimiento, poniéndose muy contento e iluminando la cara con una luz roja cuando consigue una buena puntuación.

De esta forma, animado por su deseo de enseñar al robot a jugar, el niño realiza los ejercicios de rehabilitación sin esfuerzo.

Puedes ver cómo funciona el robot (que aún no tiene nombre) en este vídeo:

Aquí está jugando una partida de Angry Birds con un niño:

Lo más interesante de todo es que el robot es completamente programable, así que se puede personalizar para ayudar a los niños a realizar todo tipo de ejercicios, como estiramientos, flexiones, o levantamiento de objetos.

[Fuente: Digital Trends]