Skip to main content

Sensor basado en grafeno para el diagnóstico de enfermedades

Sensor basado en grafeno para el diagnóstico de enfermedades

10/06/2015 - 16:50

Investigadores de Dublín, Canadá y Francia han desarrollado un biosensor a base de grafeno para diagnosticar enfermedades infecciosas, así como el cáncer. 

Un equipo de investigadores de Dublín, Canadá y Francia ha desarrollado un biosensor a base de grafeno que es capaz de diagnosticar de manera rápida y eficaz enfermedades infecciosas como la malaria o el cólera, además de otras patologías, como el cáncer. 

Con este sensor descubrimos una característica del grafeno que hasta ahora no conocíamos. A las fantásticas propiedades eléctricas, mecánicas y ópticas de este material hay que añadir que también resulta útil para el análisis biológico.

El dispositivo que han fabricado estos científicos se compone de un biosensor que utiliza una técnica de lectura óptica conocida como resonancia de plasmones superficiales (SPR por sus siglas en inglés), que ya está siendo utilizada en el campo del diagnóstico médico.

Además, integran grafeno en cintas adhesivas de doble cara, que se adhiere fuertemente a la superficie del sensor, y el indicador biológico detecta la presencia de la toxina. 

¿Tienes dudas? Te lo contamos todo sobre el grafeno

La clave del descubrimiento de estos investigadores radica en que, añadiendo grafeno, la potencia de la señal del sensor se duplica, lo que hace posible optimizar el proceso de análisis, ya que es mucho más rápido y sencillo obtener la lectura. 

Al aumentar la potencia de la señal, además de disponer de los datos en menos tiempo, también hace que sea más fácil detectar los biomarcadores de una enfermedad en cantidades más pequeñas, por lo que el tamaño de las muestras necesarias se reduce. 

Esta plataforma de diagnóstico se puede aplicar a todo tipo de patologías, ya que puede adaptarse a casi cualquier tipo de marcadores de enfermedad.

Han realizado pruebas de laboratorio con el cólera, y explican que del mismo modo se puede aplicar a otras toxinas de otras enfermedades infecciosas, como la malaria y o la tuberculosis, así como a otro tipo de patologías, como el cáncer.

[Fuente: AMBER]

Ver ahora: