Skip to main content

Los smartwatch están de moda, ¿necesidad o lujo?

Smartwatch
user

03/10/2013 - 14:00

Las grandes empresas de tecnología están apostanto por una nueva moda, los smartwatchLos relojes inteligentes permiten consular las notificaciones, el correo y algunas otras acciones propias de los smartphonesEn el mercado existe un gran abanico de posibilidades: Galaxy Gear, Sony Smartwatch, etc

Muchos expertos afirman que los gadgets vestibles son el futuro. Cada vez hay más fabricantes intensifican sus esfuerzos hacia esta nueva tendencia. Gafas, pulseras, relojes... las posibilidades son infinitas.

Uno de los más famosos en la actualidad son los smartwatch o relojes inteligentes (con permiso de las Google Glass o las Oculus Rift). Son uno de los productos estrella del momento y ya podemos ver a muchos de ellos en las muñecas de muchos "hevy users".

Lo que todavía está por ver es cuánto durará esta nueva moda, y su el paso del tiempo los afianzará en una necesidad real del mercado o simplemente se trata de un producto de lujo para uno nicho de mercado muy concreto.

Los relojes inteligentes resultan muy prácticos y facilitan una gran cantidad de tareas: 

Smartwatch

Sony Smartwatch 2

Se trata de la segunda versión de uno de los pioneros, el Sony Smartwatch, un reloj que no alcanzó el éxito esperado, aunque es una referencia. Esta segunda versión cuenta con certificación IP57, que indica que es resistente al agua (aunque no sumergible) y al polvo. Tiene una pantalla de 1,6 pulgadas con 220 x 176 píxeles y tecnología LCD y se conecta a cualquier dispositivo Android 4.0 a través de bluetooth, y es el primero en contar con tecnología NFC.

Samsung Galaxy Gear

El Samsung Galaxy Gear hace gala de una pantalla de 1,63 pulgadas con resolución de 320 x 320 píxeles, pesa 74 gramos y monta un procesador Exynos de un solo núcelo a 800 MHz con 512 MB de RAM. Tiene una capacidad de almacenamiento de 4 GB. Además cuenta con una cámara de 1,9 megapíxeles en la correa que permite grabar vídeo en 720p con sonido.

Qualcomm Toq

Sus dos principales características son que utiliza una novedosa pantalla Mirasol, con una tecnología similar a la tinta electrónica, y su bajo cosumo, más o menos puede aguantar dos días de uso. El reloj Qualcomm Toq se conecta a cualquier smartphone o tablet con Android 4.0.3. En su interior incorpora un procesador Cortex M3 de un núcleo a una velocidad de 300 Mhz y la batería es de 220 mAh. 

Pebble

Este smartwatch es capaz de conectarse a través de bluetooth con tu smartphone iOS 5 y Android 2.3 o superior y tiene una pantalla especial de 1,6 pulgadas que mezcla la tecnología LCD y el e-paper (a través de la cual no hay problemas de visión en el exterior). La pantalla de Pebble puede ser  personalizable a través de la descarga una aplicación que se instala en nuestro teléfono Android o iOS. Así mismo también dispone de otras aplicaciones para correr, practicar golf e incluso nadar. Además permite controlar la música del reproductor de nuestro smartphone, y de aplicaciones como Spotify o Soundcloud.

Otros smartwatch

Estos son algunos de los más conocidos pero hay muchos otros como punteros: MotoACT, Connecte Device Cooko Smartwatch, Martian Smartwatch, Metawatch. Y también hay otros muchos por llegar, como el futuro iWatch de Apple que se espera que esté disponible para 2014.

Relojes inteligentes

Veamos qué opinan nuestros redactores acerca de si la irrupción de los smartwatch se trata de una moda pasajera o realmente son un necesidad existente en el mercado.

Mila Lavín

Como cualquier moda de temporada, ha llegado haciendo mucho ruido y todo el mundo quiere ponérsela. Pero es cierto que por los precios que se manejan y por las funcionalidades que incluyen, los smartwatch no serán un producto para todos los públicos...

Claro, que estoy hablando sin saber si Apple definitivamente va a presentar o no su esperado iWatch. Si es así, entonces nuevamente la moda se convertirá en todo un clásico dentro de los armarios más "cool". Porque lo que sí está claro es que esta moda será más elitista que popular.

Carlos Gombau

Llevo más de 15 años sin usar reloj de pulsera, más concretamente, desde que me hice con mi primer teléfono móvil que, como los de ahora, ya mostraba la hora en pantalla. Todo este tiempo disfrutando de la falsa sensación de libertad de no ir atado al girar de sus agujas. Y eso que siempre había sido un "early adopter" de todo tipo de relojes adelantados a su tiempo (con calculadora, juegos integrados, agenda, termómetro y barómetro...)

Sin embargo, la aparición en escena de los nuevos relojes inteligentes me ha hecho volver a sentir la necesidad de llevar uno en la muñeca. Creo que han llegado para quedarse y, aunque el precio actualmente es exageradamente alto, pienso que poco a poco se popularizarán y nos harán la vida más cómoda. En cuanto bajen de precio me haré con uno.

ivan muñoz

En una época en la que los fabricantes de smartphones se pelean por desarrollar pantallas más grandes, definidas y contrastadas, no le veo la gracia a terminar consultando los mensajes, correos electrónicos o fotografías en la diminuta pantalla de un reloj, por muy inteligente que este sea. He tenido la oportunidad de probar el Galaxy Gear y, sinceramente, espero que en un futuro el concepto de reloj inteligente tenga poco que ver con este primer, y a mi entender, fallido intento de Samsung.

Tal vez lo smartwatch terminen siendo un rotundo éxito y dentro de unos años todos llevemos uno en la muñeca pero, a día de hoy, es un gadget que no me emociona en absoluto.

Los relojes inteligentes son interesantes y atractivos, y tienen ese toque geek que atrae a mucha gente. Podrían ser un éxito en el mercado, pero el carácter exclusivista que tiene la mayoría de los modelos actuales, que sólo funcionan con terminales del mismo fabricante, los hacen muy limitados. Además, está el precio, demasiado elevado todavía

En mi opinión, los smartwatch son un producto que aún no va a triunfar, pero que se seguirá desarrollando con la intención de conquistar al público a su debido tiempo. Aunque es probable que, entre tanto, la tecnología avance lo suficiente como para que sea posible fabricar un verdadero smartphone de muñeca, o algo aún más avanzado.

Si nos fijamos en las tecnologías que se están investigando actualmente (pantallas flexibles, procesadores más potentes con menos consumo, interfaces más inteligentes...) y en los materiales de última generación, como el grafeno, en unos años nuestra realidad tecnológica podría estar muy alejada del destino al que nos lleva la senda de los smartphones. Yo, por mi parte, esperaré al ordenador de muñeca.

Noelia Hernández

A día de hoy los smartwatch me parecen una moda pasajera. Tienen pinta de convertirse en uno de esos gadgets recurrentes para regalar en Navidad, a falta de otra idea más original y personal. El precio de los modelos que ya se comercializan, o están a punto de hacerlo, ronda los 200 €, así que no se tratará de una compra impulsiva si no de algo más meditado, restando puntos a su posible éxito.

Las expectativas que los usuarios han puesto en ellos tienen más que ver, en mi opinión, con el hecho de que dos gigantes de la industria se hayan subido al tren de los smartwatch: Samsung, con su Galaxy Gear, y Appe, con su iWatch. Otro terreno donde ambos presentan batalla, mientras nosotros, como espectadores, nos frotamos las manos esperando ver quién gana esta vez.

Susana Herreros

Vivimos una auténtica fiebre del smartwatch. Samsung, Qualcomm, Sony.... incluso Nissan han lanzado al mercado sus propios modelos.

Casi todas las personas de mi generación hemos jugado en algún momento con nuestro reloj diciendo aquello de "Kitt te necesito". Ahora ya podemos hablar a través de nuestro reloj, recibir emails, ver nuestras redes sociales...

Personalmente creo que no sustituirá a los smartphones y a las tablets, actualmente en pleno crecimiento. Además, no sé si eso de estar recibiendo alertas continuamente en un aparato que va en mi muñeca termina de convencerme.

De cualquier manera, es un producto que acaba de nacer y habrá que darle tiempo para ver cómo evoluciona.

Tomás González

Dejemos esto claro desde el principio: reconozco que me gustan los relojes inteligentes. Son bonitos, tentadores, más apetecibles que un carajillo tras una comida copiosa, llenos de funciones y utilidades... pero, ejem. ¿Nadie ha notado que todas esas funciones y utilidades están o pueden estar en nuestro teléfono móvil? Sé sincero: ¿llevarías un costoso reloj inteligente para mirar el pronóstico del tiempo en lugar de meter la mano en el bolsillo y observarlo en tu teléfono? ¿Por enterarte de si te ha llegado correo en vez de mirar a ver si está parpadeando tu smartphone con la notificación pertinente?

Puede ser útil, no digo que no. Como manos libres para los conductores, como información más accesible en el caso de los atletas, como cámara para fotografiar de forma discreta... pero, si terminan triunfando, la mayoría de los compradores ni serán atletas ni lo usarán mientras conducen o sacarán fotos con disimulo en el Metro. Serán, como muchas veces lo somos todos, “early adopters” sin grandes apreturas económicas y con ganas de añadir un dispositivo más a su día a día, usuarios que se mueren por una cucharada más de tecnología y que primero compran y luego buscan cómo rentabilizar su adquisición vistiendo de funcionalidad su capricho. ¡Diablos, quién pudiera estar en su pellejo!

Fuencisla Mira

No cabe duda de que los relojes inteligentes o smartwatch han irrumpido en el mercado tecnológico y no han dejado indiferente a casi nadie. En esta primera etapa de presentación y toma de contacto, habrá quién todavía los vea con escepticismo, con curiosidad o quien ya haya quedado fascinado con este nuevo dispositivo.

En cualquier caso, los smartwatch han llegado en un momento en el que los tablets y los smartphones inundan el mercado, captando la máxima atención de los usuarios. No hay que obviar que son muchas las características que los hacen atractivos para el consumidor, sin embargo, todavía habrá que esperar un tiempo razonable para ver si son capaces de encontrar su hueco en el mercado.

Los smartwatch están de moda. A pesar de que llevan varios meses entre nosotros, el lanzamiento del Galaxy Gear y la más que probable llegada del Apple iWatch ha posibilitado que popularidad se haya duplicado.

Sin embargo, estos relojes inteligentes tienen aún ciertas limitaciones. La duración de la batería, la los reflejos en la pantalla y la poca visibilidad a plena luz del día, no son sumergibles, etc.

Tienen mucho margen de mejora, mucho desarrollo por delante, pero sinceramente no grandes ventajas al consultar mis notificaciones de las redes sociales o correo a través del smartwatch en lugar del smartphone: menor pantalla, menor resolución, menor capacidad de respuesta.

No hay que olvidar que los relojes inteligentes no sustituyen a los móviles, y tampoco los complementan.

Miguel Martínez

Smartphones, phablets, gafas, tablets, y ahora... smarwatches. La moda de estar permanentemente conectado llega a extremos absurdos.

¿Realmente existe la necesidad de acoplar a tu muñeca un dispositivo que evite llevar tu mano al bolsillo por un módico precio superior a los 200 euros?

Todos sabemos que habrá usuarios que suspiren por poder presumir de un smartwatch (al igual que ha sucedido con otros muchos dispositivos) pero realmente espero que esta futura moda sea pase rápido, antes de que todos nos convirtamos en el Inspector Gadget.

Inés Pérez

Los smartwatch están aquí para quedarse, y no me refiero a los relojes deportivos inteligentes. Sí, son algo caros y, sí, la tecnología apenas está dando sus primeros pasos, pero promete.

Pongamos por ejemplo el Sansung Galaxy Gear. Quizá la primera versión no haya llenado todas las expectativas, pero nadie puede decir que no siente curiosidad por probar el gadget. Sin contar con que ya se rumorea que Samsung ha puesto manos a la obra con el Galaxy Gear 2.

Quizá los smartwatch no sean para todos, sobre todo porque no todos podrán costearlo, pero creo que poco a poco se abrirán camino como lo hicieron los smartphones en su momento. El punto es que se trata de algo nuevo, algo que parece sacado de una película y, aunque todavía no estemos seguros de si realmente los necesitamos, sabemos que queremos uno.

Y tú, qué opinas, ¿moda pasajera o necesidad real? Déjanos tu comentario.

Ver ahora:

Te recomendamos