La solución a la extinción del rinoceronte, una impresora 3D

La solución a la extinción del rinoceronte, una impresora 3D.

En los últimos 40 años, el 95% de los rinocerontes han desaparecido de la faz de la Tierra debido a la caza furtiva.

Una empresa de Seattle está desarrollando cuernos sintéticos de rinoceronte, con el mismo sabor y olor que los originales, que planea imprimir en 3D para crear réplicas exactas. Pretenden inundar el mercado con ellas, para acabar así con el negocio de los cazadores furtivos.

Los conservacionistas se han llevado las manos a la cabeza.

El rinoceronte es, sin duda, uno de los animales más bellos e impresionantes que aún podemos llamar "seres vivos". Pero todos los años mueren miles de ellos en manos de los furtivos. En la última década ya se han extinguido varias subespecies. A este ritmo, no quedará ninguno en menos de 25 años.

Cuerno de rinoceronte impreso con impresora 3D

En países como Yemen se cazan para fabricar dagas con sus cuernos:

Cuerno de rinoceronte impresora 3D

En China, Vietnam, y otros países asíaticos los cuernos de rinoceronte se convierten en polvo y se usan como afrodisíaco, y en pócimas curativas:

Reparan la concha de una tortuga con impresora 3D

Pese a que numerosos estudios científicos han demostrado que no tienen ninguna propiedad curativa ni afrodisíaca, su consumo no ha disminuido.

Pero la empresa Pembient asegura haber encontrado la solución. El cuerno de rinoceronte está formado por una queratina específica, que han conseguido sintetizar en el laboratorio, sin necesidad de partir de un cuerno original:

Cuerno de rinoceronte impresora 3D

Pembient asegura que tiene el mismo color, sabor y olor que el cuerno de rinoceronte original. Ahora planean imprimirlo con forma de cuerno usando impresoras 3D, para obtener una réplica exacta, que no podrá distinguirse del original. El primer prototipo estará listo el mes que viene.

Los cuernos de rinoceronte se venden en el mercado negro por 60.000€ el kilo. El cuerno sintético de Pembient cuesta unos 6000€. La idea es inundar el mercado con estos cuernos artificiales que saben y huelen igual, pero cuestan 10 veces menos. De esta forma boicotearán a los cazadores furtivos, y con ello esperan terminar con el acoso a los rinocerontes.

Sin embargo, los conservacionistas creen que es una idea desastrosa. Inundar el mercado con cuernos sintéticos hará que se cree nueva demanda para este tipo de sustancias. Los consumidores, que no creen los estudios científicos que aseguran que no tienen ninguna propiedad beneficiosa, tampoco van creer en un sustituto, y van a exigir cuernos de rinoceronte originales.

En algunos países, el polvo de cuerno de rinoceronte es una cuestión de estatus (es tan caro que sólo los ricos pueden consumirlo), y esos compradores ricos no van a renunciar al producto original.

Por todo ello creen que los cuernos sintéticos lo único que conseguirán es aumentar la demanda, y con ello, la caza furtiva. "Hay tan pocos rinocerontes que cualquier paso en falso, aunque tenga buenas intenciones, puede llevar al desastre", asegura el conservacionista Crawford Allan.

Mientras, Pembient tiene pensado seguir adelante con su plan, y asegura que los primeros cuernos sintéticos de rinoceronte estarán en el mercado el próximo otoño.

¿La salvación del rinoceronte, o la estocada final?

[Fuente: NewScientist]