¿Son más eficientes los cartuchos originales o de imitación?

¿Merece la pena comprar cartuchos de imitación, en lugar de los originales?

Hay un viejo dicho que dice: "Lo barato sale caro". Según los estudios publicados por diferentes empresas, parece que podría aplicarse al caso de los cartuchos de impresora.

En tiempos de crisis (y fuera de ellos también) tendemos a reducir gastos en todo lo que podemos. Los cartuchos de tinta ofrecen una oportunidad, debido a que existen muchas marcas de imitacion, e incluso la posibilidad de rellenar manualmente los depósitos.

Estudios realizados por diferentes compañías parecen demostrar que no es una operación tan rentable como creíamos.

De acuerdo con los resultados de un informe de Buyers Laboratory Inc., el 40% de los cartuchos de tinta rellenados falla durante su uso o nada más sacarlo de la caja.

En el caso de los tóner el resultado es similar, pues según un estudio de QualityLogic, el 41,7% del tóner no original presenta algún fallo, mientras que el tóner original ofrece elevados niveles de calidad, que permite proporcionar impresiones de aspecto profesional en el 100% de los casos.

Cartuchos de imitación

Los consumidores también comparten esta opinión, ya que los tóneres baratos decepcionan a más de la mitad de quienes los prueban, según un estudio de Lyra.

 

Costes ocultos

Aunque inicialmente la compra de cartuchos compatibles pueda parecer una opción económica, hay que tener en cuenta otros costes ocultos, más allá de lo que pagamos por el cartucho.

Por ejemplo, si como dicen esos estudios, hasta el 40% de los cartuchos de imitación fallan en algún momento de su vida útil, hay un gasto adicional en papel, electricidad y tinta, al tener que hacer una reimpresión cuando el resultado obtenido no es satisfactorio.

También es importante tener en cuenta que los cartuchos rellenados imprimen hasta un 54,6% menos de páginas por cartucho en relación con un cartucho original, lo que obliga a comprar cartuchos más frecuentemente, y con ello a gastar más dinero.

Además, los fabricantes de cartuchos originales cada vez ofrecen más opciones para ahorrar con su uso.

HP, por ejemplo, dispone de los Multi-Pack o Dual-Packs, que proporcionan hasta un 10% de ahorro. Muchas impresoras de la marca aceptan cartuchos XL con más tinta, que suponen un 50% de ahorro, con respecto al cartucho normal. 

¿Sabías que ya se pueden comprar en España impresoras 3D?

 

Calidad y durabilidad

Otra cuestión que también debemos tener en cuenta, es la calidad de la impresión, y el tiempo que la tinta se mantiene en el papel.

Rellenado de cartucho

Según recoge otro estudio de Quality Logic, más del 97% de los documentos impresos con tóneres originales fueron validados, mientras el 40% de los impresos con tóner no original eran inservibles.

Y solo con los originales es posible conseguir el color exacto que se busca. Esto es importante si imprimes proyectos profesionales o escolares que quieren causar buena impresión.

Por otro lado, hay que dedicar atención a la durabilidad de la tinta, algo que a veces pasa desapercibido. Las tintas y papeles originales tienen una durabilidad 50 veces superior a la de otras marcas.

Esto es muy importante si imprimes un documento que necesitas que dure en el tiempo: una factura, una partida de nacimiento, una foto de familia...

Puede que con un cartucho de imitación te cueste menos pero, ¿de qué sirve si se va a borrar en cuestión de semanas?

Por último, los informes mencionados destacan el cuidado medioambiental. Las empresas que venden cartuchos originales disponen de servicios de reciclado con recogida gratuita de cartuchos y tóneres gastados.

HP, por ejemplo, a través de su programa HP Planet Partners, ha producido más de 1500 millones de cartuchos de tinta reciclados.

En 2011 se reciclaron 39 millones de cartuchos de tinta y 472 millones de botellas de plástico, mientras más del 90% de los cartuchos no originales vendidos acaban en los vertederos.

Es posible que para tareas sencillas como imprimir borradores o documentos desechables, los cartuchos de imitación cumplan su función, pero a la hora de obtener documentos con una presentación profesional, sin fallos, y que duren en el tiempo, estos estudios parecen demostrar que su supuesto ahorro de dinero no lo es tanto...

¿Utilizas cartuchos de imitación, o prefieres los originales?