Urbee, el primer coche impreso en 3D

Urbee coche 3D

A estas alturas, ya nadie duda que la impresión 3D ha venido para quedarse y revolucionar el mercado y las construcciones. Si hasta ahora habíamos visto fabricar pequeñas piezas, figuras o incluso hasta una pistola, capaz de realizar las mismas funciones que un arma de fuego, gracias a las impresoras en 3D, ahora la ingeniería nos sorprende con un vehículo con toda su carrocería fabricada gracias a ésta tecnología.

Es tal el potencial de la impresión en 3D que incluso el Gobierno de los Estados Unidos se ha planteado ya abrir un centro de investigación sobre esta nueva tecnología. Pero como los avances en este campo están experimentando un impresionante aumento en muy poco tiempo, ya existe un prototipo de coche fabricado a partir de la impresión tridimensional.

Urbee, que así es como ha sido bautizado, es un utilitario de 3 ruedas y con motor híbrido, no es sólo el primer coche impreso en 3D, sino también el primer coche capaz de circular por carretera y cuya carrocería procede de la impresión en 3D. Pero este no es un proyecto nuevo, lleva desarrollándose desde hace años y se ha tardado más de 2.500 horas en fabricar las diferentes partes que componen su carrocería. Compuesto por 50 piezas ensambladas posteriormente, han sido necesarios tres meses para completar su fabricación, demasiado tiempo y costes muy elevados.   

Según su creador, la tecnología 3D aporta flexibilidad a las piezas y facilita el ensamblaje. Pero por supuesto no todo el coche está fabricado con piezas de plástico, tanto el chasis como el motor son de acero y su propio creador ha manifestado que “espera que el coche pase las inspecciones tecnológicas que exigen en Le Mans”.

Su fabricación tiene lugar en las mismas instalaciones donde, allá por 2008 y cuando esta tecnología todavía no estaba muy desarrollada, se imprimió la primera moto en 3D.