El VHS desaparece, pero ¿por qué nos cuesta aceptarlo?

El VHS desaparece, pero ¿por qué nos cuesta aceptarlo?

Hace unos días supimos que el fabricante japonés Funai Electric, especializado en reproductores VCR para Sanyo y otros clientes, abandona definitivamente la tecnología VHS. Este formato de vídeo, un clásico de la era predigital, sufrió una lenta y prolongada agonía durante la última década por la competencia de otros soportes más modernos (DVD, BluRay, CD… o Netflix). Las ventas en el 2015 ni siquiera alcanzaron el millón de unidades y, a pesar de su desuso, estos días proliferan en Internet los nostálgicos.

¿Por qué nos entristece la desaparición de una tecnología obsoleta? Con la excepción de algunos entusiastas de lo retro, la mayoría de usuarios abandonaron hace tiempo su reproductor VHS. Ahora, los académicos especializados en psicología y tecnología se preguntan sobre las relaciones que las personas desarrollan con sus dispositivos y de qué manera afecta esto al comportamiento comportamiento humano.

Esta línea de investigación es especialmente interesante porque estamos en un momento en el que la interacción con los smartphones y redes sociales se ha vuelto constante y muy íntima.  “Si alguna vez has visto a una persona frustrada, gritando a su ordenador o viendo vídeos [como si abrazase al teléfono], entenderás que tenemos relaciones profundas con la tecnología” dijo la profesora asociada de la Universidad Northwestern Elizabeth Gerber.

Digitaliza tus cintas VHS con este sencillo dispositivo

La tecnología nos abre las puertas a nuevas posibilidades, pero, según Gerber, algunas personas prefieren que nada cambie. “Siempre hay un grupo de personas que tienen una fijación [con la tecnología anticuada] y la tendrán siempre. El tocadiscos. El teléfono. El coche”. “En todas las principales tecnologías hay un grupo que va a lamentar su llegada y se aferran a las viejas versiones” apunta la profesora.

La empresa que fabrica el VHS anuncia el fin de esta tecnología

La tecnología también facilita el almacenamiento de recuerdos personales. Las cintas VHS han desempeñado un papel importante en la vida de la gente, con este formato se han grabado un sinfín de fiestas, cumpleaños, bodas y todo tipo de reuniones sociales entre 1980 y 1990. “Dejándola de usar parece una amenaza para esos recuerdos” dice la directora del Media Psychology Research Center, Pamela Rutledge. “Es como si alguien amenazara con tirar todos los álbumes de fotos”.

Los psicólogos recomiendan afrontar un duelo por el VHS de la misma manera que con cualquier otra pérdida. Aunque suene absurdo, los estudios demuestran que funciona. Gerber es la autora del concepto “Tech Break Up”, una metodología que corta bruscamente la relación de las personas con un dispositivo y los empuja a una ruptura.

Los móviles más extraños de la historia de Nokia

En las redes sociales se han visto toda clase de reacciones, desde la incredulidad hasta la ira, pero la decisión de Funai Electric obliga a todo el mundo a aceptar la desaparición del VHS. Podrían haber sido una alternativa económica a las cintas DVR que se usan para grabar vídeo, pero el fin de su producción no deja margen para un resurgimiento del VHS. Ahora solo queda afrontar el duelo por una tecnología que se desvanece entre el DVD y Netflix

[Fuente:washingtonpost]