Así son los nanopíxeles: tus fotos caben en un cabello

Llegan los nanopíxeles, para crear imágenes que caben en el grosor de un cabello.

Las distancias atómicas escapan a nuestro comprensión. Un nanómetro, por ejemplo, es la mil millonésima parte de un metro.

Para que te hagas una idea, un cabello humano tiene un grosor de entre 80.000 y 100.000 nanómetros.

Científicos de la Universidad de Oxford han descubierto, casi por casualidad, los nanopíxeles: puntos coloreados de unos 300 nanómetros de tamaño, lo que permite crear fotos en un tamaño microscópico. Todas las imágenes que ves en esta noticia, caben en el interior de un pelo humano.

nanopíxeles

Lo más interesante de todo es que no se trata de una curiosidad. Este descubrimiento tiene aplicaciones prácticas, pues puede aplicarse a la creación de pantallas ultrafinas flexibles, instalables en smartwatches, gafas inteligentes, e incluso en retinas oculares sintéticas.

Nanopíxeles

Los genios más precoces de la tecnología

Tal como reconoce el profesor Harish Bhaskaran de la Universidad de Oxford, el descubrimiento tuvo lugar casi por casualidad: "estabamos explorando la relación entre las propiedades eléctricas y ópticas de materiales que cambian de fase, cuando se nos ocurrió que podríamos crear un sandwich de capas de dicho material, de tan sólo unos nanómetros de grosor".

Las capas del material que cambia de fase se crean bombardeándolo con partículas de alta energía, consiguiendo que los átomos se depositen en una capa, a modo de filme. Al colocar una lámina de material con cambio de fase (que puede alternar entre dos estados) entre dos capas transparentes de electrodo, se puede usar una pequeña corriente eléctrica para activar o desactivar cada nanopíxel, permitiendo así crear cualquier dibujo o imagen:

Nanopíxeles

Los cambios de color en los píxeles se consiguen alterando el tamaño de la última capa de electrodo. Han reproducido todos los colores primarios, necesarios para generar imágenes de aspecto real.

Los nanopíxeles creados se pueden encender y apagar, así que es posible aplicarlos a una pantalla. Además no consumen energía cuando están en un estado, sólo cuando hay que encenderlos o apagarlos, de forma similar a las pantallas de tinta electrónica. Su consumo energético sería mucho menor que el de una pantalla tradicional. Por si fuera poco, dichos paneles podrían crearse utilizando materiales baratos.

Nanopixel

Se trata de una tecnología muy nueva que aún está en fase de experimentación, pero por si acaso la Universidad de Oxford y la de Exeter, que también ha participdo en la investigación, ya la han patentado.

La teoría y las herramientas actuales ya permite aplicar los nanopíxeles a pantallas flexibles y ultrafinas. Sólo hay que esperar a que alguien le de un uso comercial. No tardaremos mucho en oír hablar de ellos...

Nanopíxeles

[Fuentes e imágenes: Daily Mail, Universidad de Oxford]