Las hadas existen y están hechas de plasma holográfico flotante

Las hadas existen yson hologramas 3D de plasma flotante.

El día en que podamos sumergirnos dentro de los hologramas sólidos de Star Trek, está un poco más cerca. Hoy, de momento, nos tenemos que conformar con ver y tocar a un hada de apenas un par de milímetros de altura, que revolotea en el aire, como una Campanilla en miniatura. Lo cual no está nada mal.

Desde un punto de vista más técnico, los hologramas 3D flotantes y táctiles diseñados con el láser de femtosegundo permiten crear interfases virtuales sólidas en el aire, que reaccionan cuando las tocas, como en la película Minority Report.

Puedes ver ambas maravillas (el hada y la interfaz holográfica táctil) en este vídeo:

Los hologramas 3D de plasma que flotan en el aire no son algo nuevo, pero si presentan algunas limitaciones. Normalmente se utilizan láseres de nanosegundo para crearlos, que pueden quemar la piel y provocar chispas y reacciones cuando interaccionan con un metal.

Investigadores de las universidades de Tokio, Tsukuba y Utsunomiya, así como del Instituto Tecnológico de Nagoya, han desarrollado una técnica para crear hologramas 3D de plasma usándo el láser de femtosegundo, muy utilizado en la actualidad para operar de cataratas.

Un femtosegundo es la milbillonésima parte de un segundo. Es decir, en un segundo hay mil billones o 10 elevado a 15 femtosegundos. El láser de femtosegundo lanza una ráfaga de plasma cada pocos femtosegundos, a una intensidad menor, pero más a menudo que el láser de nanosegundo. Un nanosegundo es la mil millonésima parte de un segundo. Por tanto, en un segundo hay 10 elevado a 9 nanosegundos.

Este láser de femtosegundo consigue crear hologramas 3D de plasma utilizando voxels, o lo que es lo mismo, píxeles en 3D:

Plasma holográfico en 3D

La principal ventaja de usar un láser de femtosegundo es que el plasma holográfico flotante no es dañino para la piel. Puede tocarse sin ningún peligro, incluso con metales, tal como se puede ver en el vídeo.

Para crear el holograma 3D táctil, el láser de femtosegundo se filtra a través de un modulador espacial de luz que genera la forma del holograma, por medio de un ordenador: un hada, una palabra, una interfaz, lo que se quiera.  El láser pasa a través de un escáner 3D que convierte los píxeles en voxels, para dotar al holograma de tridimensionalidad:

Holograma 3D táctil

Dispositivo convierte contenidos digitales en hologramas 3D

La características más interesante no es sólo que el plasma holográfico 3D se pueda tocar, sino que además es posible ofrecer respuestas al tacto, como por ejemplo moverse, cambiar de forma, o activar un botón de confirmación flotante:

holograma 3d táctil

Las aplicaciones de este plasma holográfico táctil en 3D en los campos de la realidad virtual y aumentada, son innumerables.

Los investigadores japoneses trabajan ahora en su principal limitación: de momento sólo pueden proyectar objetos con un tamaño máximo de 8 milímetros cúbicos, es decir, apenas 2 o 3 milímetros de largo. Pero si consiguen aumentar el tamaño, sin duda oiremos hablar mucho de estos hologramas 3D de plasma con funciones táctiles.

[Fuente: Discovery]