La lente más delgada del mundo para miniaturizar las cámaras

lente mas fina del mundo

Si piensas que no es posible que las cámaras de fotos se hagan más pequeñas, estás equivocado. Un equipo de científicos de la Universidad Nacional de Australia ha diseñado la lente más fina del mundo. Con un espesor de sólo 6,3 nanómetros, su grosor equivale al de una milésima de un cabello humano, lo que permitiría miniaturizar las cámaras todavía más, así como fabricar pantallas flexibles

La lente está fabricada con cristal de disulfuro de molibdeno, un compuesto químico perteneciente a los vidrios calcogenuros. Este material destaca por sus cualidades electrónicas y su flexibilidad, lo que le han convertido en uno de los elementos más populares para la fabricación de dispositivos electrónicos. Gracias estas propiedades, este material es el ideal para el desarrollo de las pantallas flexibles del futuro. 

Para crear la lente, los investigadores han dispuesto 9 capas atómicas de disulfuro de molibdeno adheridas entre sí. A continuación, han empleado un haz de iones para cortar las capas átomo a átomo, hasta obtener la forma de bóveda de la lente. El grosor del resultado final es tan fino que ha batido el récord anterior, que lo ostentaba una lente de nano matrices de oro con un espesor de 50 nm. 

Cada una de las capas, de un espesor de 0,7 nm, ha demostrado tener unas propiedades ópticas extraordinarias: tienen la capacidad de mostrar un haz de luz 50 veces más grueso, a 38 nm. Esta cualidad se conoce como longitud de camino óptico y determina la fase de la luz, administrando la interferencia y la difracción de la luz a medida que se propaga. 

La lente más delgada del mundo

"La capacidad de manipular el flujo de luz en la escala atómica abre una vía interesante hacia la miniaturización sin precedentes de los componentes ópticos y la integración de funcionalidades ópticas avanzadas", afirma el Dr. Yuerui Lu, director de la investigación. 

¿Quieres una cámara compacta? Estas son las mejores de 2015

Además de suponer un paso más para la miniaturización de las cámaras y el desarrollo de pantallas flexibles, los científicos también van a utilizar la nueva lente más delgada del mundo para crear matrices con las que simular los ojos compuestos de los insectos.