Naughty America ya rueda películas porno en Ultra HD 4K

Naughty America ya rueda películas pornográficas en resolución Ultra HD 4K

"Es como estar ahí con ellas", asegura Andreas Hronopoulos, directivo de Naughty America. "Y nuestros clientes quieren estar tan cerca de la realidad como puedan", afirma en una entrevista al periódico Wall Street Journal.

Hronopoulos habla del rodaje de películas pornográficas en resolución Ultra HD o 4K, que ofrece cinco veces más definición que el blu-ray. Su compañía, Naughty America, ha invertido cientos de miles de dólares para rodar películas porno en esta nueva definición.

No se trata sólo de las cámaras. Media hora de grabación puede ocupar 1 TB de datos, que deben almacenarse, pero también distribuirse a través de servidores, pues este contenido se ofrece online a sus clientes. Y en este tipo de negocio hay que rodar cientos de películas y miles de horas de metraje al año para ser rentables.

También hay que invertir dinero en ordenadores y nuevo software de edición de imagen, para poder retocar las secuencias y corregir la coloración, tareas comunes en la películas eróticas.

Hronopoulos asegura que si el tema no cuaja, tendrán poblemas económicos. Pero está convencido de que la Ultra HD o resolución 4K será un éxito, pues en su negocio se reclama la máxima calidad de imagen posible. Para ello planean cobrar 10 dólares adicionales a su cuota mensual para poder acceder a la versión 4K de sus películas.

Usuarios de PS4 ven tres veces más porno que los de Xbox One

Las teles con resolución 4K han sido las grandes estrellas de la recién clausurada feria CES 2014. Pero la industria audiovisual sabe que la principal razón de la lenta adopción del blu-ray o los televisores 3D, ha sido la falta de contenido. Y no quiere que ocurra lo mismo con este nuevo estándar.

Netflix y Amazon ya han anunciado el rodaje de sus series televisivas en resolución 4K. YouTube ya experimenta con el tema. Sony y Microsoft ofrecerán contenido 4K a través de PS4 y Xbox One, respectivamente.

Parece que esta vez no están comenzando la casa por el tejado. Una lección que ha costado aprender...