¿Qué es un timelapse?

¿Qué es un timelapse?

 

Seguramente de un tiempo a esta parte, hayas leído o escuchado referencias a un timelapse, especialmente si tienes un smartphone, ya que se han popularizado las apps diseñadas específicamente para crearlos desde el móvil o, al menos, para asistirte en la toma de fotos para crearlo. No obstante, quizá todavía te estés preguntando ¿Qué es un timelapse? Pues te lo aclaramos con un ejemplo que, seguro, conoces bien. ¿Has visto alguna vez uno de esos documentales en los que, en unos pocos segundos, se puede observar el crecimiento esplendor y ocaso de una flor? Esa secuencia, tan corta, resume un suceso que, en realidad, puede durar horas o días. Pues bien, eso es un timelapse.

¿Cómo se hace un timelapse?

Aunque al ver un timelapse puede dar la impresión de ser algo muy complicado de hacer, lo cierto es que no lo es tanto. Tan sólo necesitas lo siguiente:

  • Una cámara de fotos intervalómetro o, en su defecto, un disparador que cuente con dicha función.
  • Una tarjeta de memoria de alta capacidad
  • Un trípode estable.
  • Un programa de edición de vídeo.
  • Paciencia.

Si te estás preguntando qué es un intervalómetro, se trata de una función que permite configurar la cámara para que, de manera automática, dispare una fotografía cada vez que se cumpla el tiempo que tú hayas determinado. Si, por ejemplo, lo configuras en 30 segundos, cada medio minuto la cámara tomará una nueva foto.

Efectivamente, como ya habrás supuesto, un timelapse se compone de un montón de fotos que, una vez tomadas, se montan ordenadamente en una aplicación de edición de vídeo, generando así una secuencia en la que se resume muy rápidamente el paso del tiempo. Por poner un ejemplo, imagina que configuras tu cámara para que dispare una foto al cielo cada medio minuto, para capturar el movimiento de las nubes, y la mantienes así durante tres horas, ¿vale? De esta manera, finalizada la operación de toma de fotos, tendrás 360 instantáneas (recuerda que has tomado dos fotos por minutos, durante 180 minutos, es decir, tres horas).

Entonces llegará el momento de crear el vídeo, añadiendo cada una de esas fotos como un fotograma. Y dado que el estándar marca que cada segundo de vídeo son 24 fotogramas, dividir el número de fotos que has hecho por la cantidad de ellas que tienes que emplear cada segundo te da el resultado final de duración de tu timelapse. En este caso 360 / 24 = 15. Es decir, que habrás condensado tres horas de tiempo (el periodo que has capturado con las fotos) en un vídeo de 15 segundos.