Recupera su cámara de un cocodrilo ocho meses después

Fotógrafo pierde su cámara por mordisco de un cocodrilo, y se la devuelve ocho meses después

Cuando fotografías animales salvajes no puedes descuidarte ni un segundo. Pero hay una cosa mucho más peligrosa que un descuido: confiarte demasiado. Si te confias cuando tienes un cocodrilo de tres metros a dos palmos de tus narices, estás muerto. Afortunadamente, no es lo que ocurrió con el fotógrafo Mario Aldecoa, pero el susto lo recordará toda su vida. Mucho más aún el rocambolesco incidente con la cámara "robada" por el cocodrilo curioso, que nos llega vía Gizmodo.

Mario cuenta la anécdota en GrindTV. Se encontraba realizando una sesión fotográfica a un grupo de aligators en una granja de reptiles de Everglades, cuando uno de los reptiles se acercó demasiado, y mordió la cámara. Mario tuvo tiempo de tirar del trípode pero el aligator cogió la cámara por la cinta y se la llevó. Volvió al día siguiente, pero no había ni rastro de su equipo. Una cámara DSLR profesional de 1300 dólares, perdida en el pantano.

La sorpresa llegó ocho meses después, cuando un turista descubrió que un cocodrilo tenía un extraño objeto enredado en su pata. En efecto, era la cámara de Mario Aldecoa:

No está claro que se tratase del mismo reptil. Es posible que hubiese acabado en el fondo del pantano en la primera acometida, y otro aligator se hubiese enredado con su cinta meses después. El caso es que Mario recuperó su cámara casi un año después de perderla, pero había quedado completamente inservible. Tan solo pudo salvar una única fotografía, que por otro lado es terrorífica... ¡Esos ojos mirándote desde el fondo del pantano!:

Una divertida anécdota para contar a sus nietos, que también le va a servir a Mario Aldecoa para obtener su momento de fama.

Lo cierto es que en su web encontrarás una gran cantidad de fotografías de excelente calidad artística y una belleza arrolladora. ¡Merece la pena echar un vistazo!