Skip to main content

El efecto colateral de que ya no puedas comprar la Thermomix barata de Lidl

Monsieur Cuisine Connect

Lidl

29/01/2021 - 15:40

Lidl ha perdido la batalla judicial y ya no va a poder vender su Thermomix barata en los establecimientos españoles. Esto ha tenido un efecto colateral: el incremento de los anuncios en plataformas de segunda mano.

El robot de cocina de Lidl ha sido la alternativa barata a la Thermomix por excelencia  en los últimos años. Monsieur Cuisine Connect, el modelo más avanzado de la cadena de supermercados alemana, se postulaba como una opción similar a la Thermomix TM6 pero mucho más económica. La diferencia de precio era abismal: frente a los 1.259 euros que cuesta la Thermomix más avanzada, la alternativa de Lidl se comercializaba a 359 euros.

Vorwerk, el fabricante de Thermomix, inició una batalla legal contra Lidl, y hace unas semanas la justicia le dio la razón. El Tribunal Mercantil de Barcelona falló a favor de Vorwerk, considerando que el robot de cocina de Lidl viola la patente europea de la Thermomix en el registro español de 2008. 

En concreto, la sentencia señala que el Monsieur Cuisine Connect utiliza de forma indebida la tecnología de pesado. Por este motivo, el tribunal obliga a Lidl a retirar todas las unidades a la venta y no le permite comercializarlo de nuevo en nuestro país. 

Ahora que ya no vamos a poder comprar la Thermomix barata de Lidl en las tiendas, hay un efecto colateral que no se ha hecho esperar. Las plataformas de venta de productos de segunda mano, como Wallapop o eBay, se han llenado de anuncios para vender el Monsieur Cuisine Connect a precio de oro.

Muchas personas han aprovechado el revés judicial de Lidl para hacer negocio. Si echamos un vistazo a Wallapop encontramos infinidad de anuncios que ofertan el robot de cocina "nuevo a estrenar" a un precio de unos 570 - 600 euros. Los que están usados tienen un precio que ronda los 400 euros.

Algunos anuncios recuerdan a los usuarios que el electrodoméstico no volverá a salir a la venta en España, y utilizan la sentencia como reclamo para conseguir ventas. Detrás de muchos de estos anuncios hay personas que tienen la posibilidad de comprar el Monsieur Cuisine Connect en otros países europeos en los que se puede seguir comercializando, y ahora aprovechan las circunstancias para hacer negocio.

Por el momento, la sentencia del Tribunal Mercantil de Barcelona no es firme, así que Lidl todavía puede presentar recurso de apelación.