Skip to main content

La crisis de semiconductores podría durar hasta 2023

Chips

Sandra Viñas

21/05/2021 - 07:30

La escasez global de chips que está afectando a industrias de todo el mundo podría extenderse 2 años más, según el presidente de IBM.

La escasez global de chips que está afectando a industrias de todo el mundo podría extenderse 2 años más, según afirmó el presidente de IBM, Jim Whitehurst, a la BBC

El directivo explicó que, de acuerdo con las últimas estimaciones, el sector de automoción perderá 110.000 millones de dólares este año debido a la falta de estos componentes. A la par, la industria tecnológica está luchando por mantenerse al día con la demanda provocada por la reapertura de la economía mundial, tal y como explica The Guardian.  

Whitehurst señaló que, actualmente, existe un gran desfase entre el momento en el que se desarrolla una tecnología, se construye una planta de fabricación y salen los chips. Así, el presidente de IBM apuntó que pronostica un periodo de un par de años más antes de que "obtengamos suficiente capacidad para aliviar los aspectos de la escasez". 

Asimismo, afirmó que la industria podría tener que plantearse hacer una serie de cambios en la forma en la que utilizan los microchips, considerando la reutilización, la extensión de la vida útil de ciertas tecnología o acelerar la inversión en las plantas de fabricación para obtener más capacidad de forma más rápida. 

La escasez de semiconductores comenzó en 2020 con el cierre de algunas fábricas debido a la crisis sanitaria. Después, el retraso en la producción se vio agravado por la creciente demanda de este tipo de componentes debido al auge de dispositivos como los portátiles o los smartphones por el confinamiento. 

Uno de los sectores más afectados ha sido y es el de la automoción, ya que los fabricantes cancelaron pedidos cuando se suspendió la actividad en las fábricas y ahora se han visto sobrepasados por una demanda que se ha recuperado más rápido de lo previsto. 

De acuerdo con datos de la consultora AlixPartners recogidos por The Guardian, la crisis afectará a la producción de 3,9 millones de vehículos y el coste para la industria se elevará hasta los 110.000 millones de dólares frente a los 61.000 millones que se preveían en un principio. 

A esto se suma el hecho de que la pérdida de producción ha hecho subir los precios. Según datos del mismo medio, alrededor de un tercio del aumento del 4,2% en la inflación estadounidense esta semana está relacionado con el incremento del coste de automóviles y camiones. 

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Sandra Viñas.