Skip to main content

Este exempleado de Google se enfrenta a 330 años de prisión por robar secretos a la compañía

Google cartel

28/08/2019 - 09:36

Casi a cualquier nivel laboral, cuando un trabajador ficha por una empresa de la competencia se generan muchas sospechas sobre la información que se lleva y cómo se utilizará. Esto ocurre más todavía en sectores donde la innovación tecnológica está unida a la confidencialidad y los proyectos necesitan de años de preparación.

El caso de Anthony Levandowski no es nuevo y lleva tiempo sonando como uno de los más polémicos. Después de trabajar en la sección de coches autónomos de Google, fundó su propia empresa de camiones autónomos, que acabó siendo comprada por Uber. Estos movimientos y la continua sospecha sobre el robo de secretos comerciales a Google empujó a Uber a pagar 245 millones de dólares para tratar de cerrar el conflicto. Sin embargo, no se finiquitó el problema.

Anthony Levandowski ha sido acusado por el FBI de cometer hasta 33 posibles robos de secretos comerciales de Google, que supuestamente utilizó en su propia empresa y después sirvieron para impulsar el área de vehículos autónomos de Uber.

Levandowski fue despedido de Uber y siempre se ha acogido a la Quinta Enmienda que le exime de declarar, por lo que tampoco ha tratado de demostrar su inocencia.

Aunque Google y Uber llegaron a un acuerdo, parece que al FBI no le ha convencido el proceso y en su guerra contra el fraude ha comenzado su propia investigación. Levandowski es sospechoso de robar más de 14.000 documentos de Google sobre ingeniería y avances en la autoconducción.

En caso de ser condenado, las penas podrían ser desde multas de más de 300.000 dólares a millones y condenas que pueden llevarle el resto de su vida a la cárcel

Telegram

ComputerHoy.com en Telegram

Si te gusta estar al día de las últimas ofertas y recomendaciones de productos, puedes seguirlas en tiempo real en el canal de Computerhoy.com en Telegram, en el que te mantendremos informado de los últimos descuentos en tecnología.

Aunque ninguna de las empresas comprometidas en el proceso ha realizado declaraciones, algo esperado tras el acuerdo al que llegaron, sí afirman estar dispuestas a trabajar con la justicia en lo que sea necesario. No parece que una vez está involucrado el FBI se cierre pronto el caso de Levandowski. Además de los problemas a los que se enfrente a partir de ahora, queda por ver cómo afecta esto a Uber, posible beneficiaria (de un modo intencionado o no) de los delitos cometidos.

Ver ahora: