Skip to main content

Los fabricantes de procesadores alcanzan ingresos históricos al mismo tiempo que luchan contra la escasez global de chips

Procesador instalado en una placa base

Unsplash

02/06/2021 - 09:32

La escasez de chips podría tardar en superarse varios años más, sin embargo, este problema no ha impedido que los fabricantes de procesadores consigan ingresos más altos ante la gran demanda de productos electrónicos, hasta 22,75 mil millones en el primer trimestre de 2021.

La escasez de procesadores era un síntoma que la industria tecnológica ya sentía antes de la pandemia. Un problema que se ha visto agravado por el cierre de fábricas durante la cuarentena y otras consecuencias, dificultando la capacidad de las empresas para hacer frente a la creciente demanda.

Por otro lado, la pandemia también ha tenido como consecuencia un crecimiento histórico de la demanda de productos electrónicos. Las empresas solicitaban ordenadores para sus nuevos teletrabajadores, las universidades y escuelas implantaban sistemas de educación a distancia y los usuarios buscaban entretenimiento en televisores, consolas y tablets para pasar el confinamiento.

Todos estos productos dependen de los procesadores, además de otros componentes, provocando un auge de los ingresos de sus fabricantes, lo cuales subían los precios de sus chips al mismo tiempo que luchaban por cumplir la entrega de componentes que demandaba la industria. Un informe de TrendForce asegura que las obleas de silicio han alcanzado un récord de ingresos de 22,75 mil millones de dólares en el primer trimestre de 2021.

En el informe, TSMC lidera el mercado con un 55% de cuota y unos ingresos trimestrales de 13 mil millones de dólares. En sus ventas se refleja un aumento constante desde el año pasado que cerró con ventas récord en el mercado de semiconductores.

No obstante, las compañías también han registrado algunos problemas que han afectado a sus ingresos, aunque en menor medida. Samsung, por ejemplo, se vio obligado a cerrar su fábrica de Austin en Texas por una tormenta invernal extrema que supuso una pérdida del 2% en el primer trimestre

El aumento de los precios de los procesadores, al contrario de lo que se pueda pensar, no debería afectar mucho a los precios de los productos finales. Ordenadores, tablets y consolas no deberían subir de precio por este motivo, Alan Priestley, analista de Gartner ha explicado a ZDNet que no son la pieza de mayor valor, aunque sí sea importante: "No representan un porcentaje significativo del coste del producto" y añade que los fabricantes de ordenadores y demás dispositivos pueden asumir esa subida de unos centavos para mantener el precio de sus productos ante los clientes finales.

La pandemia parece remitir gracias al avance de la vacunación, más en unos países que en otros, pero la demanda de productos tecnológicos podría seguir beneficiando a estas empresas. Un informe de IDC pronostica que el mercado crecerá un 12,5% este año, sobre todo impulsado por la venta de productos compatibles con las redes 5G. Por su parte, TrendForce, considera que el segundo trimestre de 2021 reflejará un aumento del 3% alcanzando un "máximo histórico"

Un crecimiento al que le acompaña la lucha por reducir la escasez de procesadores en todo el mundo. TSMC, por su parte, ha prometido 100 mil millones de dólares para aumentar la capacidad, e Intel construirá nuevas fábricas en Europa y Estados Unidos, aunque recalca que el problema se extenderá varios años más.