Skip to main content

Por qué Google está empeñada en que sus empleados vuelvan a las oficinas, pero muchos no quieren

Sede de Google en Chicago

07/05/2021 - 19:31

Google tiene la intención de que todos sus empleados vuelvan a trabajar en presencial en breve. Pero muchos han amenazado con marcharse de la compañía si les obligan. ¿Qué está ocurriendo?

La pandemia nos deja lo que podríamos llamar La Paradoja de Google. Un compañía de Internet que quiere que sus empleados trabajen en la oficina, de forma presencial.

En el último año muchas empresas se han visto obligadas a cambiar su organización, a veces contra natura, para permitir que sus trabajadores adopten el teletrabajo durante el confinamiento.

Se supone que la empresa de Internet de referencia, Google, es la más preparada para trabajar en remoto. A fin de cuentas todos sus servicios residen en la nube y funcionan en Internet. En cierto modo sus empleados trabajan siempre online, aunque estén en la oficina. Entonces, ¿por qué Google se resiste al teletrabajo?

Según informa Business Insider, Google está preparando todo para que sus empleados vuelvan a trabajar en sus oficinas a partir de septiembre.

Pero en redes sociales y en grupos internos a los que ha tenido acceso el medio, muchos de sus empleados, algunos de ellos jefes de sección y con cargos en la compañía, han manifestado su rechazo a abandonar el teletrabajo, amenazando incluso con dejar la empresa.

"Muchos de mis colegas se han mudado sin ninguna intención real de volver", explica uno de esos empleados. "Sobre todo en la franja de edad de los 30-40 años. Diría que ahí es donde predomina", explica a Business Insider.

Según una encuesta interna que Google llevó a cabo hace unos meses, el 62% de los empleados de la compañía quiere volver a las oficinas, pero solo el 8% reconoció que quería hacerlo de forma permanente.

El problema de fondo es que Google ha dicho que quiere implantar un sistema "híbrido-flexible", pero no ha dado detalles. Y sus empleados tienen dudas. "Debido a que no existe una orientación clara y a que la comunicación es más bien imprecisa, todos estamos intentando adivinar qué hacer", comenta uno de los empleados.

¿Por qué Google insiste en trabajar en oficinas si es una empresa de Internet, y por qué muchos empleados no quieren volver, si Google presume de los mejores entornos para trabajar?

En el caso de Google, hay que darse cuenta de que se ha gastado docenas de miles de millones de dólares para construir sedes repartidas por todo el mundo, con todo tipo de tecnologías innovadoras y facilidades para sus empleados. Y sigue haciéndolo. Durante la pandemia ha ampliado la sede de Mountain View y quiere abrir un nuevo campus en San José. Hay presupuestados 7.000 millones de dólares en instalaciones.

Google tiene en marcha muchos proyectos arriesgados y experimentales que exigen la participación de mucha gente y el intercambio constante de ideas y feedback, y considera que esta sinergia mejora con el trabajo presencial.

Pero para muchos empleados, aunque el trabajo en oficina sea agradable, exige mucho esfuerzo logístico, personal y económico. Los precios alrededor de las grandes sedes de compañías como Google, Apple, Microsoft etc, suben como la espuma: los alquileres se disparan, pero también los precios de las tienda de ropa, bares, restaurantes... Aunque ganan dinero, los gastos son enormes. Algunos viven lejos de la familia porque no pueden pagar todos los gastos.

Por otro lado lado, en la pandemia muchos se han mudado lejos de las oficinas para no pagar alquileres tan altos, y un año después les cuesta abandonar su nueva casa barata y tranquila, para volver a pagar el triple y, en muchos casos, hacer el mismo trabajo que pueden hacer en casa con un PC.

Es una solución complicada porque Google vive en una curiosa paradoja: la gran empresa de Internet, que apuesta por el trabajo presencial.