Skip to main content

Microsoft Japón prueba los fines de semana de tres días y su productividad ha aumentado un 40%

Jornada laboral

03/11/2019 - 18:26

Japón es un país conocido por su culto al trabajo. Trabajan mucho y tienen muy pocas vacaciones, y eso se refleja en niveles altos de estrés y en noticias frecuentes de suicidios y, literalmente, muertes por exceso de trabajo. Microsoft Japón quiere terminar con este excesivo celo laboral, así que ha decidido probar los fines de semana de tres días. Y el experimento ha sido todo un éxito: la productividad aumentó un 40 %.

El pasado mes de agosto, Microsoft Japón puso en marcha su Proyecto de Reforma de Trabajo. 2.600 empleados trabajaron cuatro días a la semana, con fines de semana de tres días, durante todo el mes. Este día de descanso extra no se les descontó ni del sueldo ni de las vacaciones.

El viernes se conocieron los resultados de esta prueba, y no han podido ser más espectaculares. No solo ha aumentado la producción, sino que la compañía ha reducido costes al trabajar un día menos.

Según datos hecho públicos por la propia Microsoft, la productividad en este mes con jornada laboral de cuatro días aumentó un 39,9%. Los empleados acudían al trabajo más descansados y con mejores ánimos, y trabajaban a un mayor ritmo, y más concentrados.

Pero al trabajar un día menos, la empresa también ahorró dinero en costes: un 23.1% en electricidad, un 58.7% en tinta de impresora y papel, y un 25,4% porque los empleados pidieron menos días libres.

Curiosamente, al trabajar menos días lo primero que se suprimió fueron las excesivas reuniones, uno de los grandes males laborales de Japón. Al tener menos tiempo se redujo su duración, se sustituyeron por reuniones por videoconferencia en vez de en persona, o directamente se cancelaron. Y aún así la productividad aumentó un 40%, demostrando lo que la mayoría sabe: que las reuniones raras veces sirven para algo.

Viendos los resultados, mucha gente ha comenzado a pedir en redes sociales la jornada laboral de cuatro días. En todas las empresas en las que se ha probado, como ocurrió recientemente en Perpetual Guardian, han llegado a la misma conclusión: los empleados están más felices y la productividad no baja, o aumenta.

Pero no es tan sencillo. Esto se puede hacer en grandes empresas como Microsoft, pero otros negocios exigirían rotar empleados o contratar a más gente, porque no pueden cerrar tres días.

Además la semana laboral de cuatro días aún tiene que superar una importante prueba de fuego: de acuerdo, funciona durante un mes pero... ¿se mantendría esa productividad un año, o toda la vida? En un mes aún dura el efecto euforia por los días de descanso gratis y el deseo de que el experimento sea un éxito. ¿Se mantendría ese entusiasmo si la medida dura un año, o toda la vida?

Es necesario que alguna empresa se atreva a comprobarlo. ¿Quién será la primera?

Más:

#Microsoft