Skip to main content

Microsoft también confía en un futuro con dispositivos que incorporen pantallas plegables

Microsoft Surface Pro 6

05/03/2019 - 11:43

Uno de los objetivos que tiene Microsoft de cara al próximo año es sacar al mercado Windows Lite, una versión de Windows más ligera para portátiles que compita con Chrome OS y los dispositivos tipo Chromebook. Teniendo en mente que los fabricantes de hardware cambiarán sus diseños y es probable que en un futuro próximo tengamos en nuestras manos pantallas dobles y plegables, Microsoft quiere adelantarse a otras empresas y tener listo un sistema que funcione en la mayoría de dispositivos.

Microsoft lleva tiempo trabajando en sacar al mercado otras opciones a Windows 10 y sus programas principales, como Windows Core, para los nuevos dispositivos. En Windows Lite, tiene la intención de sumar las funcionalidades de Windows Continuum y Surface Hub.

Se barajan cambios como que el menú de inicio sea distinto o que exista una apuesta por versiones táctiles. En función de las exigencias de mercado, la idea es lograr continuas mejoras que se adapten a los fabricantes de hardware sin perder la identidad que se asocia a cualquier programa de Microsoft.

Encuentra ofertas de portátiles baratos en Amazon

Para este proyecto están usado el nombre en clave Santorini, como la isla griega, hasta que sea totalmente funcional y pase a llamarse Windows Lite, término que ya está en uso y hace referencia a sistemas más limitados.

Dicho esto, aunque según fuentes consultadas por The Verge Microsoft está dirigiendo en buena medida este sistema a dispositivos de pantalla dual, el objetivo es que sea lo más adaptable posible a cualquier sistema para competir directamente con los Chromebooks. Aunque no se refleje tanto en nuestro país, la pérdida económica que le está suponiendo el avance de Google a nivel mundial es importante y esta es una de las medidas que esperan que sirvan como revulsivo para volver a acaparar ese espacio de mercado.

Una vez lanzado al mercado Windows Lite, se trabajará en sumarle complejidad y añadir opciones que los usuarios podrán ir actualizando en función de sus dispositivos y necesidades, pero la idea inicial es que sea un sistema muy básico, sencillo y abierto al mayor número de dispositivos posibles. Esta perspectiva se realiza pensando que los fabricantes apostarán por hardware cada vez más barato y desechable que necesite de sistemas operativos lo más sencillos posibles.

Aunque la mayor parte de la información sobre la versión Santorini parte de filtraciones, apunta en la dirección por la que lleva años apostando la compañía en su lucha por la hegemonía de software en ordenadores portátiles.