Skip to main content

El MIT alerta: la automatización será buena para la productividad, pero no para los trabajadores

Robots y empleo
user

17/10/2019 - 08:30 | Actualizado 17/10/2019 - 19:38

Medio mundo está en alerta por la llegada de los robots a los puestos de trabajo y la automatización de sectores ligados especialmente al sector primario, a la industria o a la atención al cliente. Incluso el miedo por parte de los empleados ha desencadenado boicots en lugares del mundo como Reino Unido.

Mientras que organismos como la OCDE estiman que los autómatas acapararán más de la mitad de los empleos en España o informes como el del la consultora PwC predecían que la IA afectará a un tercio de la fuerza laboral en 2030los expertos del MIT consideran el corpus de previsiones desmedido y exagerado. 

El completo documento, elaborado por el grupo de trabajo “Trabajo del Futuro” del MIT y que puedes examinar aquí, examina la relación entre tecnología y trabajo, basándose en investigaciones de más de 20 miembros de la facultad.

Una de las principales conclusiones es que aunque la tecnología tendrá un impacto en los empleos, resulta más preocupante el aumento de la desigualdad generada por dicha innovación, ya que los trabajadores “no se han beneficiado del progreso tecnológico que hemos experimentado en este país ni del crecimiento de la productividad que hemos experimentado”, tal y como afirma Liz Reynolds, directora ejecutiva del equipo.

La tecnología ha llevado a una mayor productividad en los últimos 40 años, pero eso no se ha traducido en una prosperidad compartida para los trabajadores, según el informe. De 1973 a 2016, la productividad laboral aumentó en un 75%, pero la compensación económica de los trabajadores solo aumentó en un 12%, según el informe. Las personas negras fueron aquellas más perjudicadas por el estancamiento salarial.

Según el informe, la tecnología ha contribuido a la “polarización del empleo” al hacer que los trabajadores altamente formados sean más productivos, mientras que asistimos al desplazamiento de trabajadores de habilidades medias que realizan tareas rutinarias como ventas y apoyo administrativo.

Los investigadores descubrieron que el principal desafío crítico para el futuro no es necesariamente la falta de empleos, sino la baja calidad de los trabajos. Por ejemplo, según el informe, el 92% de los estadounidenses nacidos en 1940 ganaron más dinero que sus padres, pero solo alrededor de la mitad de las personas nacidas en 1980 pueden decir lo mismo cuando se ajusta a la inflación. “Si no cambiamos esta trayectoria actualmente, entonces realmente pensamos que vamos a terminar económicamente en una situación peor”, dijo Reynolds. 

Desde el MIT recomiendan más capacitación en habilidades, particularmente para trabajadores sin títulos universitarios. El informe señala que los colegios comunitarios, los programas de aprendizaje y la educación online son áreas fundamentales para tal fin. Incentivos fiscales para las empresas y aumentar las oportunidades de negociación cooperativa con los trabajadores también resultan esenciales. Se espera que el grupo publique un informe final para finales de 2020.

Más:

#actualizado

Ver ahora: