Skip to main content

¿Quieres teletrabajar? Así tienes que pedírselo a tu jefe

teletrabajo

Depositphotos

14/07/2020 - 07:30

En los últimos meses el teletrabajo se ha extendido tanto que puede imponerse de forma definitiva en muchas empresas. Si quieres acogerte a él, hay algunos consejos que debes seguir.

La cuarentena provocada por la crisis del coronavirus ha propiciado que muchas empresas descubran o promuevan el teletrabajo. En algunas ocasiones es imposible, pero en otros casos no solo es necesario, sino que los empleados son mucho más productivos al poder disponer de silencio o no llegar agotados por el tiempo de transporte.

Pero también es cierto que no todas las empresas son amigas de esta práctica y plantearla puede ser complicado a pesar de que los datos avalen una mayor productividad y las mejoras que puede aportar a la vida de cada uno. Si quieres plantearle este modo de trabajo a tu jefe, en Business Insider España han preparado un argumentario para pedirle a tu empresa esta modalidad.

El 77% de los españoles considera que el modelo ideal es aquel que combina el teletrabajo con el trabajo en la oficina, según Adecco. Pero veremos cómo algunos de los argumentos vencen a motivaciones más emocionales.

El primer consejo es basar los argumentos en el bien del negocio. No solo están los beneficios vitales y personales del empleado, también el ahorro que puede tener la empresa en cuestión de material de oficina, alquiler de espacios, electricidad, etc.

Tener la confianza de la empresa es esencial y para eso hay que tratar de ser productivo, pero también autónomo y resolutivo con los problemas que surjan para no transmitir la sensación de estar perdido mientras se teletrabaja. No todo se mide de forma cuantitativa, la confianza va más allá de las cifras y es acorde a otros factores.

Justifica tu decisión según los valores de la organización y aprovecha los argumentos habituales de la empresa. Saber utilizar su lenguaje y orientar o manipular sus objetivos ayudará a que tomen en cuenta la solicitud, mucho más que un lenguaje sentimental.

Por último, una de las estrategias que recomiendan es plantear el teletrabajo como un experimento. De este modo una negativa se puede transformar en un quizá, más todavía cuando gran parte de la sociedad empuja a esa dirección y puede que pronto tengamos una legislación más amiga de esta forma de trabajar.