Skip to main content

Qué tarifa de luz sale más barata, ¿libre o regulada?

Ahorro de una bombilla LED
user

27/09/2018 - 13:30

Ni la telefonía fija o la móvil ni la televisión de pago, Internet o el suministro de gas natural. El servicio peor valorado en los hogares españoles continúa siendo la electricidad: casi uno de cada cinco -el 19%- asegura estar poco o nada satisfecho con él.

De nuevo, el servicio ofrecido por las eléctricas repite como el que mayor descontento produce en las familias, tal y como figura en las últimas estadísticas al respecto emitidas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y que corresponden al cuarto trimestre del pasado año.

Teniendo en cuenta esas opiniones, no es de extrañar que los consumidores presentaran 1,13 millones de reclamaciones contra las compañías de electricidad a lo largo de 2017.

Cuáles son las diferencias entre las tarifas de la luz

¿Pero qué es lo que molesta tanto a los clientes? Pues, como ya ha ocurrido en estudios previos de la CNMC, los datos indican que el motivo principal de insatisfacción en los hogares con el servicio son, por este orden, el elevado precio de la electricidad (en el 93% de los casos), aunque la tarifa de la electricidad en España es la más barata de la UE.

A continuación, en el segundo y tercer lugar –respectivamente– se sitúan la falta de claridad en las facturas y sobre los precios aplicados (más del 51%), así como la carencia de información sobre las condiciones de suministro y contractuales (40%).

Así que las demandas de los consumidores de electricidad están claras: buscan mejores precios y que aumente la transparencia por parte de las compañías. A pesar de lo cual, cuatro de cada diez hogares españoles desconoce qué tarifa eléctrica tiene contratada, de nuevo según las cifras de la CNMC.

¿Qué tarifa eléctrica tienes contratada?

La respuesta está tan cerca como tengas al alcance tu factura. Sólo hace falta que eches un vistazo a la esquina superior izquierda del documento. Si aparecen las palabras 'comercializadora de referencia', estás en el mercado regulado y, por si tienes duda, tienen las siguientes denominaciones comerciales: Endesa Energía XXI, SLU; Iberdrola Comercialización de Último Recurso, SAU; EDP Comercializadora de Último Recurso; Viesgo Comercializadora de Referencia, S.L.; CHC Comercializador de Referencia SL; Teramelcor, SL (Melilla) y Empresa de Alumbrado Eléctrico de Ceuta COR (SA).

En cambio, las empresas de tarifa libre son Gaselec Diversificación SL; Empresa de Alumbrado Eléctrico de Ceuta, SL; Endesa Energía, SA; Iberdrola Clientes, SAU; Gas Natural Servicios SDG, SA; Hidrocantábrico Energía, SAU; Viesgo Energía, SL y CIDE HCEnergía SA. A ellas se unen las compañías surgidas a raíz de la liberalización del sector: Holaluz, Audax Energía, Fenie Energía, Gesternova, Som Energía, Galp Energía España y Repsol, que ya tiene licencia para entrar en el sector de la electricidad.

¿Mercado eléctrico liberalizado o regulado?

Pues la respuesta no está tan clara ni se encuentra exenta de cierta polémica, en parte porque, efectivamente, se trata de un sector críptico y la factura de la luz es todo un jeroglífico para una parte importante de los usuarios.

Además, la elección de la tarifa libre o de la regulada depende de diversos factores y de las circunstancias particulares de cada cliente, ya que ambas tarifas cuentan con ventajas o inconvenientes.

bombilla

Ventajas de la tarifa libre

En el mercado liberalizado el precio lo marca la empresa, que lo publicita y lo incluye en el contrato, tal y como ocurre con otros servicios, como las tarifas telefónicas. "Igual que sabes cuánto vas a pagar por cada minuto de llamada, tienes la tranquilidad de saber cuánto te va a costar cada kilovatio que consumas. Ese va a ser el precio, sople más o menos viento, llueva más o menos, haga frío o calor", especifican desde Endesa. De este modo, en calidad de cliente, conocerás el importe de lo que vas a pagar desde el principio, ya que el precio permanecerá invariable al menos durante un tiempo.

Puntos negativos del mercado liberalizado

Sin embargo, aunque la conozcas, esa tarifa prefijada puede resultar más cara que la del mercado regulado. Debes tener presente que, mientras este último oscila en función de diversos factores, entre ellos el consumo energético, en el libre mandan más los intereses de las empresas y del conjunto del mercado. Asimismo, la compañía puede incluir y cargarte servicios de mantenimiento en el negocio liberalizado.

Aspectos positivos de la tarifa regulada

Las comercializadoras de referencia venden sólo a través de la tarifa regulada que establece el Gobierno en el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) y en el Bono Social.

La tarifa es variable: se fija hora a hora en función de lo que dicta el mercado mayorista de electricidad, con lo que varía mucho en función de la estación del año (más cara en invierno, más barata en verano), según recuerdan desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Aunque pueda sonar un tanto enrevesado, pagarás más si consumes en las horas caras y menos si concentras tu gasto en las que son más baratas.

Este sencillo truco te ayudará a ahorrar dinero cada mes

El PVPC y el Bono Social son para consumidores con menos de 10 kilovatios contratados que pueden tener dos modalidades en función de si tienen contador analógico -que cuenta con un un precio medio ponderado- o un dispositivo digital, que deberá ser el único a partir del 1 de enero de 2019.

Además, el mercado regulado tiene un mayor enfoque a la protección del consumidor, en especial para aquellas personas que pueden beneficiarse del Bono Social. De la misma manera, a diferencia de la tarifa libre, no incluye servicios de mantenimiento.

Desventajas del mercado regulado

En general, los precios de la tarifa regulada son más justos que los otros, pero de nuevo se plantea el hándicap de las condiciones meteorológicas, dado que éstas pueden hacer aquéllos que se encarezcan. A pesar de que pueda resultarte sorprendente, el usuario desconoce el coste de la energía que está consumiendo en el mercado regulado. Como consecuencia, no sabrás el importe de tu factura eléctrica hasta que la tengas delante, que variará en función del consumo que se registre en el mercado.

Ambas tarifas comparten los peajes de acceso -establecidos por el Gobierno y que sirven para pagar lo que cuesta mantener la red eléctrica- y los tributos, es decir, el impuesto especial sobre la electricidad (un 5,11%) y el impuesto sobre el valor añadido (IVA), que alcanza el 21%. "Lo que diferencia y separa a los dos mercados es el precio que se cobra por producir electricidad", según explican desde Endesa. Por si tienes duda, puedes elegir libremente la tarifa que prefieras. Eso sí, mientras en el mercado libre no hay requisitos previos, si deseas pasarte al regulado, tu potencia contratada no debe rebasar los 10 kilowatios.

¿Pagas mucho o poco en tu factura de la luz?

Finalmente, si quieres hacerte una idea sobre si lo que te gastas en electricidad es razonable o no, tienes a tu disposición tanto el simulador de la CNMC -que sólo puede usarse para la tarifa regulada- como el comparador de tarifas de la OCU.

Ver ahora: