Skip to main content

Renfe solo ha reactivado el 30% de sus viajes de AVE y larga distancia

renfe

Depositphotos

Redacción Computer Hoy

30/06/2020 - 11:08

Se complican los viajes para un gran número de personas ante la falta de trenes y el aumento de los precios que se están viviendo en Renfe.

La reactivación de servicios está siendo arrítmica en Renfe, mientras que ha recuperado casi la totalidad de los trenes de Cercanías, aquellos que están enfocados a los viajes de larga distancia se mantienen por debajo del 50% a pesar de que la demanda que existe.

La nueva normalidad de Renfe comenzó con el lanzamiento de la esperada nueva web, pero también con la eliminación de los billetes baratos de AVE y, por lo que se ha confirmado, una menor oferta de trenes disponibles. Bastaba con realizar una búsqueda para comprobar que algunas líneas tenían solo un tren al día en vez de las cuatro que se ofertaban antes de la pandemia, pero en Vozpópuli lo han analizado.

En este momento se han recuperado el 100% de los trenes de Cercanías, 50% de Avant y media distancia y solo el 30% de los AVE y larga distancia, unas cifras preocupantes en plena entrada de la época vacacional y con todos los desplazamientos que se esperan.

En Renfe son conscientes de esta situación y han confirmado que antes de la pandemia ofertaban 100.000 plazas diarias para larga distancia y en este momento solo 30.000. Aunque también anuncian que esperan ir ampliando este número semana a semana. Así les urgen desde los sindicatos, donde consideran que la oferta es mínima para la demanda existente y que "se está perdiendo una oportunidad de negocio".

Las cuentas anuales de Renfe no cuadran y, según la información de Vozpópuli, han sufrido unos números rojos que se cuantifican en 123 millones de euros en los primeros cuatro meses de 2020, algo que está afectando al número de trenes que se han puesto en marcha.

En todo caso, parece que será un verano especialmente complicado para muchos asiduos a los trenes. Al miedo al contagio que existe habrá que sumar un menor escaparate de posibilidades y que por ahora se carezca de cualquier descuento. Y lo mismo ocurre para Renfe, que además de las pérdidas sufridas, debe sumar el aplazamiento del AVE barato que iba a lanzar y con el que pensaba adelantarse a la futura competencia.