Skip to main content

¿Por qué los repartidores de Amazon están colgando móviles de los árboles?

amazon go

08/09/2020 - 09:57

Los alrededores de las estaciones de Amazon en Chicago se han llenado de árboles adornados con móviles. Como si fueran manzanas, los móviles se mantienen entre las ramas para esquivar la dura competencia entre los repartidores de la compañía. 

El primero que llegue se lleva el encargo, el trabajo de los repartidores se ha convertido en una dura batalla entre sus compañeros por ser los que más pedidos entregan. Como consecuencia, estos trabajadores han recurrido a un peculiar truco para engañar al algoritmo de la compañía

La revista Bloomberg se hace eco de esta historia que ha convertido los árboles de Chicago que rodean las estaciones de entrega de Amazon.com y las tiendas Whole Foods en un repositorio de móviles. De esta manera algunos de los repartidores se adelantan a sus compañeros-competidores y consiguen más pedidos. 

Los conductores que entran en la estación de entrega sincronizan sus teléfonos con el que han colocado en el árbol a la entrada y así reciben las notificaciones de un pedido pendiente. Fuentes cercanas a esta historia han explicado a Bloomberg que la proximidad de sus móviles a las oficinas les dan una ventaja con respecto a sus compañeros, algunos colocan varios móviles en el árbol.

Un pedido puede suponer el ingreso de unos 15 dólares (12,71 euros) para esa persona. Algunos conductores se han quejado de la pericia de otros a la hora de manipular el sistema de recogida de la empresa. Amazon, en un correo interno al que ha tenido acceso Bloomberg, ha asegurado que investigará el suceso.

Este hecho pone de manifiesto la feroz competencia que impera entre los repartidores de esta empresa. Además, podría asociarse a la crisis económica que sufre Estados Unidos como consecuencia de la pandemia que ha provocado. En abril, la pandemia destruyó de golpe 20,8 millones de puestos de trabajo cifra que ha seguido creciendo en los siguientes meses, a pesar de que también se han ido creando empleos.

Con esta presión encima, muchas personas han recurrido a este trabajo para mantener su economía personal. Algunos repartidores de Amazon realizan las entregas en sus coches particulares con el sistema Amazon Flex, lo que les permite compaginar esta actividad con otros trabajos y sacarse un sobresueldo. Este sistema está más especializado para rutas largas de varias horas que se pueden programar y también han conseguido monitorizarlo con aplicaciones para conseguir más encargos, según explica la CNN.

Por otro lado, a las puertas de las tiendas Whole Food, las rutas son menores a los 45 minutos. El algoritmo prioriza a los conductores que estén más cerca, de ahí el truco de los árboles. Si no aceptan la entrega en pocos minutos, ésta pasa a otro conductor. Con sus móviles a las puertas, pueden aceptar esa ruta incluso antes de que los conductores se sienten en sus coches a solo una manzana de distancia.

Pero el entramado para conseguir más trabajo llega hasta el punto de que se han creado intermediarios que cobran por conseguir un mayor número de pedidos para ciertos conductores, lo que iría en contra de la política de Amazon. De esta manera también se sortean los requisitos mínimos para trabajar para Amazon, como tener licencia y permiso de trabajo en el país. Las personas con esos requisitos estarían subcontratando a otras personas para hacer los repartos y se repartirían los 18 dólares que puede valer una entrega.

Queda por ver si Amazon actúa ante estos trucos y diseña un sistema de reparto más igualitario en el que no tenga cabida estas situaciones.