Skip to main content

Televisores 8K: retos tecnológicos, disponibilidad, precio y todo lo que debes saber

LG TV 8K

31/08/2018 - 12:00

De forma inesperada, porque éste debía ser el año de la consolidación de la resolución 4K como un estándar universal, los televisores 8K han sido las grandes estrellas de IFA 2018. Varias grandes marcas han presentado algún modelo y, más interesante aún, imaginativas soluciones para superar sus dos principales hándicaps: el contenido y el precio.

Es una estrategia arriesgada. Una huida hacia adelante que no se sabe muy bien cómo terminará. Ha costado muchos años que los compradores comenzasen a aceptar la resolución 4K, y aún no se han resuelto algunos flecos que no terminan de funcionar bien, como el HDR. Las series punteras se ruedan a resolución 4K y los juegos a duras penas consiguen dar el salto a esta resolución... ¿Y ahora nos dicen que todo eso se ha quedado anticuado, y lo que se lleva es la resolución 8K?

8K

Va costar mucho convencer a los usuarios, pero los fabricantes lo van a intentar. LG espera vender 5 millones de teles 8K para 2022¿A qué retos se enfrentan los televisores 8K en 2018?

¿Dos? No, cuatro veces más píxeles

Cuando hablamos del número de píxeles que mueve la resolución 8K, es fácil caer en el error de que ofrece el doble de definición que la resolución 4K. A fin de cuentas 8 es el doble que 4, ¿verdad? Pero no funciona así.

La resolución 4K tiene 3840 x 2160 píxeles, que define el largo y el ancho de la pantalla. Si hacemos la multiplicación para calcular el área, es decir, los píxeles que hay en una pantalla, eso son 3840 x 2160 = 8.294.400 píxeles.

La resolución 8K tiene una definición de 7680 × 4320 píxeles, es decir, 33.177.600 píxeles.

Televisores 8K

Por tanto, la resolución 8K tiene cuatro veces más píxeles que la resolución 4K y 16 veces más que la resolución 1080p. 33 millones de píxeles que deben ser cambiados entre 24 y 60 veces por segundo, según el tipo de contenido.

De momento, y por muchos años, será una resolución destinada únicamente al contenido televisivo y cinematográfico, porque ninguna consola ni ningún ordenador puede mover juegos con resolución 8K, salvo con una tarjeta gráfica de 3000 euros para arriba.

Pantallas más y más grandes

A mucha gente le cuesta diferenciar entre una película a resolución 1080p, y otra a 4K. Así que esta diferencia es aún más complicada entre un vídeo a resolución 4K y otro a 8K, porque nuestos ojos tienen un límite a la hora de distinguir pixeles, y estamos hablando de paneles con 33 millones de píxeles.

La única forma de apreciar estar diferencia, es aumentar el tamaño de los paneles...y sentarse cerca de la pantalla.

Televisores 8K

Esta es la razón de que todos los televisores 8K que se han presentado hasta ahora, tengan un tamaño mínimo de 65 pulgadas. Y la tendencia es superar las 70 u 80 pulgadas.

El objetivo de los televisores 8K es ofrecer una experiencia tipo cine. Una gran pantalla que puedes ver de cerca porque al existir tantos píxeles, no se pixela. El efecto es similar al de un proyector, pero con mayor definición y brillo.

Dell Ultrasharp 8K, el primer monitor 8K ya a la venta en Amazon

Realmente tienes la sensación de ver una imagen real, porque no ves los píxeles. Es esto lo que nos van a vender los fabricantes: imágenes ultrarrealistas en pantallas inmersivas.

Los primeros televisores 8K ya están aquí

Llevamos un par de años viendo teles 8K en las ferias de tecnología, pero la gran diferencia en IFA 2018, es que ya tienen fecha de lanzamiento. Incluso ya existe algún modelo a la venta. Estos son los pioneros.

Sharp Aquos 8K

Presentado en la feria IFA del año pasado, Sharp Aquos 8K se puso a la venta en Europa el pasado mes de abril, aunque no es fácil de encontrar en España.

Televisores 8K

El Sharp LV-70X500E posee un panel de 70 pulgadas con 7680 píxeles en horizontal y 4320 en vertical. La densidad de píxeles es 125 ppp. Este televisor 8K de Sharp es compatible con HDR10, tiene un brillo de 1.000 nits y cubre el 79% del estándar de color ITU-R BR.2020, lo que significa que ofrece colores más cercanos a la realidad. Menos artificiales que en otros televisores.

El nuevo Sharp Aquos 8K cuesta 11.199€.

LG OLED 8K

LG ha marcado un hito al presentar en IFA 2018 el primer televisor 8K con tecnología OLED. Se trata de un enorme panel de 88 pulgadas con 33 millones de píxeles perteneciente a lo que LG llama gama ultra premium.

Televisores 8K

No ha ofrecido más datos técnicos, ni precio. Pero se espera que esté en el mercado estas navidades, o el año que viene como muy tarde.

Su principal ventaja con respecto a la competencia es su tecnología OLED, superior a otros paneles porque no enciende los píxeles cuando estos deben representar el color negro, haciendo que las zonas oscuras sean mucho más profundas y realistas y ahorrando energía.

OLED es, a día de hoy, la tecnología de pantalla que ofrece mejor calidad de imagen, pero también la más cara. Si a ello sumamos que tiene cuatro veces más píxeles y un tamaño de 88 pulgadas, el precio se puede disparar.

Samsung QLED Q900R

La propuesta de Samsung parece más madura que la de LG, al menos en lo que se refiere a datos y especificaciones.

El nuevo Samsung QLED Q900R será el primer televisor 8K de Samsung. Se venderá en tres tamaños de 65, 75 y 85 pulgadas.

En algunos aspectos QLED puede competir de tu a tu con OLED, pero sigue siendo tecnología LED lo que significa que necesita iluminación de fondo, y no consigue negros perfectos. Pero ofrece una calidad de imagen espectacular y, lo más importante aquí, es más barata de fabricar, lo que puede beneficiar a Samsung en el tema de precios.

Televisor Samsung QLED 8K

Uno de los aspectos críticos de estos televisores, como vamos a ver ahora, es el reescalado de contenidos. Como apenas existe contenido 8K deben escalar vídeo 1080p y 4K a 8K. De la calidad del reescalado, dependerá la calidad de imagen. Es aún más importante que la propia tecnología OLED, QLED o cualquier otra que use la pantalla.

Samsung asegura que el Samsung QLED Q900R emplea inteligencia artificial para reescalar contenido a 8K, consiguiendo una calidad de imagen superior a la de los reescalados basados en algoritmos estáticos. En teoría esta IA analiza la imagen y aplica diferentes técnicas de reescalado, según sea la fuente.

Las 7 mejores series del momento que puedes ver en 2018

Es compatible con el nuevo estándar HDR10+, una mejora del actual HDR10 que funciona de forma dinámica, ajustándose en función de cada escena. No es un HDR fijo para toda la película, como ocurre con HDR10. Alcanza picos de brillo de 4000 nits, tres veces más que los modelos actuales con más brillo.

Televisores 8K

Finalmente, utiliza un cable único, que permite enviar la corriente necesaria para encenderla y todos los demás datos por un único cable, evitando así líos a la hora de conectarla en casa.

Se espera que el primer televisor 8K de Samsung se ponga a la venta en octubre. La compañía coreana no ha hablado de precios, pero algunos expertos creen que el modelo de 65 pulgadas rondará los 8.500€, y de ahí para arriba..

Los retos de la resolución 8K en 2018

Ya tenemos los primeros datos que nos permiten analizar las posibilidades de la resolución 8K. ¿Realmente merece la pena comprar un televisor 8K en 2018?

¿De verdad se nota la mayor resolución?

Este es el gran muro al que se enfrentan los fabricantes. Si ha costado un mundo convencer a los consumidores de que la resolución 4K se ve mejor que 1080p, costará aún más convencerles de que una tele 8K merece la pena frente a una 4K que vale cuatro veces menos.

La realidad es que la diferencia se nota, pero solo en paneles grandes y si te sientas cerca. Y esa es la experiencia que nos venderán. La del cine en casa, y el realismo de la imagen. Es como asomarse a una ventana, porque no ves los píxeles.

Televisores 8K

Esto tiene asociado dos problemas: no todo el mundo tiene sitio para poner una tele de 70 u 80 pulgadas, y no todo el mundo tiene el sillón cerca del televisor.

Si de verdad te planteas comprar un televisor 8K, cualquier cosa inferior a las 70 pulgadas o una distancia de visionado superior a dos metros será tirar el dinero, con respecto a un televisor 4K que vale mucho menos.

El precio

Otro de los aspectos que marcarán el éxito o el fracaso de los televisores 8K, es el precio. A fin de cuentas solo la bajada de precios ha hecho que los televisores 4K comiencen a venderse, no la tecnología.

El primer modelo a la venta cuesta más de 11.000€, y todo apunta que el televisor 8K de Samsung no bajará de los 8000 o 9000€. El LG 8K, al usar OLED, valdrás incluso más.

Estos son los televisores 4K más populares de Amazon

Está claro que al menos durante los primeros años, solo serán un producto para ricos. Ultra premium, como acertadamente lo llama LG. Pero también los eran las teles 4K hasta que bajaron, aunque les costó varios años. 

Los contenidos

A día de hoy, apenas existe contenido rodado a resolución 8K nativo. Hay cámaras profesionales que ya trabajan con esta resolución, y por eso se pueden encontrar algunos vídeos en YouTube rodados a resolución 8K:

Pero a nivel comercial, apenas existe nada. Las series y películas se ruedan a resolución 4K. Hay algunos títulos confirmados por Samsung que se han rodado a resolución 8K, como es el caso de Guardianes de la Galaxia Volumen 2 o Mortal Engines. Pero se cuentan con los dedos de la mano. Aunque suponemos que las grandes marcas presionarán (pondrán dinero) para que se rueden más series y películas a resolución 8K. Pero llevará su tiempo. 

El punto de partida puede ser las Olimpiadas de Japón 2020, que se van a retransmitir a resolución 8K. En Japón también se van a crear canales de televisión 8K a partir de ese año.

Televisores 8K

Pero no es solo cuestión de contenido nativo, sino de cómo retransmites ese contenido. Hablamos de cuatro veces más resolución que el 4K, lo que supone cuatro veces más de ancho de banda. ¿Aceptarán las operadoras transmisiones a 40 o 50 Mbps? ¿Pueden Netflix y compañía transmitir vídeo 8K a millones de usuarios con una calidad decente?

El formato Blu-ray 4K Ultra HD también tendría que actualizarse para aceptar vídeo a 8K.

El reescalado y la inteligencia artificial

Parece claro que el 99% del contenido que vamos a ver en un televisor 8K será reescalado a partir de una fuente 1080p o 4K. El chip de reescalado será clave para que la tecnología 8K no se venga abajo.

Televisores 8K

En las ferias solo hemos visto contenido promocional, pero hace falta ver cómo se ve un reescalado real para comprobar si realmente merece la pena comprar una tele 8K.

La propuesta de Samsung, usar la inteligencia artificial para analizar la imagen y aplicar un reescalado a medida parece un paso en la dirección correcta, pero la IA tampoco hace magia, y estamos hablando de reescalar contenido 1080p con 16 veces menos píxeles que la resolución 8K. Esta será la clave del nuevo formato.

¿Y los videojuegos?

Los videojuegos llevan tres años intentando adaptarse a la resolución 4K, y no lo consiguen. Ni siquiera las consolas del futuro tienen asegurado que puedan correr todos los juegos a 4K y 60 fps. La resolución 8K, en los próximos años, es una utopía. Con lo que volvemos de nuevo al reescalado. Solo si los televisores 8K reescalan correctamente juegos a 1080p y 4K, podrán usarse para este contenido.

Un futuro profesional

Como ya insinúa la propia Sharp en su página web, el futuro a corto plazo de los paneles 8K es profesional. Tienen atractivo como pantallas publicitarias, presentaciones de eventos, escaparates, etc.

Televisores 8K

A nivel médico o en diseño gráfico, su gran nivel de detalle augura una enorme cantidad de aplicaciones.

En los entornos domésticos, los televisores 8K lo tendrán mucho más difícil. Veremos si se convierten en una alternativa sólida a las teles 4K, o se suman a la lista de las tecnologías fallidas, como las teles curvas o con 3D.