Skip to main content

La incertidumbre de viajar en avión: algunos dicen que los billetes serán hasta un 50% más caros

pasajeros avion

Depositphotos

07/05/2020 - 08:22

Más allá de los mensajes políticos o las hipótesis de toda clase que se estén realizando, ya se sabe que hay negocios que tendrán que cambiar su modelo para seguir funcionando cuando la pandemia se debilite. Como falta tiempo para conseguir que la COVID-19 desaparezca definitivamente de nuestra sociedad, existirá un periodo en el que habrá que convivir con las medidas de seguridad para evitar contagios.

Este cambio en el modelo de vida influirá en nuestra actividad y costumbres, pero también en los negocios. Los bares tendrán que acomodarse a las nuevas normativas, los gimnasios cambiar sus actividades y protocolos de higiene y, cómo no, los viajes en avión serán distintos. Las aglomeraciones en los aviones o el volver a cargar pasajeros nada más bajarse los anteriores son ejemplos de hábitos que serán imposibles. 

En los aviones existe un gran riesgo de contagio en caso de que haya una persona infectada con coronavirus: el aire acondicionado que funciona con gran potencia para refrescar el espacio, los cuartos de baño o el nulo espacio entre asientos son riesgos potenciales. Y las soluciones a estos problemas son complicadas.

Se da por hecho que los pasajeros tendrán que llevar mascarilla, y así lo ha pedido la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), según aclara Hipertextual. Además también se habla del reparto de geles, pero existe un debate que pone en duda la ecuación entre seguridad y rentabilidad: el espacio entre pasajeros.

Una de las propuestas que se están manejando es dejar un espacio entre pasajeros, el asiento central de cada lado. De este modo se evitaría el contacto entre las personas, que en caso de viajar llenando todos los asientos es inevitable. Pero según la IATA, el precio de los billetes se incrementaría en exceso y ya ha afirmado que "no apoya medidas obligatorias de distanciamiento social que dejarían 'asientos centrales' vacíos".

Avisan que dejar ese espacio provocaría un aumento de los precios de un 54% en Asia, 49% en Europa o 43% en Norteamérica.

Entre las medidas que proponen, además de las mascarillas de los pasajeros, están el realizar una limpieza más exhaustiva, limitar los movimientos de los pasajeros en el vuelo, medir la temperatura de todas las personas -tripulación incluida- que suban al avión o reducir el reparto de menús.

En todo caso, las aerolíneas se enfrentan a un nuevo paradigma y el debate será extenso y polémico para poder adaptarse a los estándares que ponga la industria y los requisitos que pueda exigir cada país.