22.000 dólares para hacer un mural gigante de Nicolas Cage

nicolas cage kickstarter

Cuando vimos la ensalada de patata más cara de la historia ya supimos que en Kickstarter no sólo hay sitio para los grandes proyectos. Ahora la página ha decidido sorprendernos una vez más con un proyecto cuyo propósito es tan profundo que no alcanzamos a entenderlo. Ha sido idea de Thom Malone, un artista canadiense que ha decidido hacer el mosaico de la cara de Nicolas Cage más grande del mundo. Para ello piensa reunir 176.000 imágenes de gente para formar la cara del actor. 

"¿Quieres que tu cara esté en el Libro Guinness de los Récords? ¿Quieres demostrarle a tu padre que eres un triunfador?" Desde luego el señor Malone sabe cómo motivar a su público. Puede que por ello ha conseguido recaudar ya 22.000 dólares, cuando aún le quedan 26 días para llegar a su meta de 52.000. 

El mismo autor de la campaña reconoció que empezó como una broma entre amigos, pero entonces comenzaron a recaudar dinero sin parar. Preparaon un plan, organizaron el proyecto correctamente y lo relanzaron. Y al césar lo que es del césar: lo han hecho maravillosamente bien. 

La ensalada de patata que recaudó 50.000 dólares en Kickstarter

Hemos visto proyectos mucho más serios, más baratos o más prometedores fracasar en Kickstarter. Thom Malone ha conseguido que su proyecto no caiga en el olvido gracias a un par claves: En primer lugar se han preocupad de establecer un sistema de recompensas sencillas pero intrigantes (que por supuesto giran en torno a Nicolas Cage). Además, desde el principio hasta el final han mantenido un tono jocoso con el que fácilmente se puede llegar a las juventudes internautas.

Además proponen algunos escenarios que realmente llegan poner los pelos de punta, y en los que queda claro que un mural de Nicolas Cage gigante puede ser completamente imprescindible. Por ejemplo: Si los aliens llegan a la Tierra, necesitaremos una forma de decirle quien es nuestro representante de una forma pacífica, pero dejando claro que no se puede jugar con nosotros. E indudablemente la mejor forma de hacerlo es con la majestuosa efigie de Nicolas Kim Coppola. O, como lo llamáis vosotros, Nicolas Cage.