44.000 menores de 11 años ven pornografía online en UK

473.000 menores de edad ven pornografía online en Reino Unido

Reino Unido es uno de los países que más está luchando para impedir el acceso de los menores a la pornografía online. Es el único país que ha activado un filtro online por defecto para todas las conexiones.

Pese a ello, los estudios de uso de Internet siguen siendo alarmantes.

El organismo oficial llamado Autoridad para la Televisión bajo Demanda, le encargó a Nielsen un estudio, en base a los 45.000 ordenadores PC que Nielsen rastrea en Reino Unido para determinar hábitos de consumo. Un rastreo que sus dueños han autorizado previamente.

Nielsen sabe la edad de los miembros de la familia que usan dichos ordenadores, y tiene permiso para hacer rastreos anónimos.

España, segundo país del mundo con más porno online

Durante un mes de rastreo, Nielsen, descubrió que el 6% de los menores de 15 años accedieron a webs pornográficas. 

El 5% de los visitantes de páginas pornográficas son menores.

Una única web para adultos, de las más populares, recibió la visita de 112.000 menores británicos en sólo un mes.

Extrapolando a toda la población británica, 44.000 menores de 11 años, 200.000 menores de 16 años, y 473.000 menores de 18 años accedieron a pornografía online durante el mes de rastreo.

Estos datos se refieren sólo al uso del ordenador. Son aún mayores, pues no se ha registrado el uso de tablets o móviles.

¿Cómo es esto posible?

Por un lado, muchos padres desactivan el filtro antipornografía obligatorio (se puede hacer por teléfono o carta). Por otro, la gran mayoría de las webs pornográficas con videos gratuitos en streaming están situadas en países sin legislación, y no realizan chequeos de edad. Cualquiera puede entrar.

Con estos datos en la mano, la Autoridad para la Televisión bajo Demanda ha pedido al parlamento británico que todas las webs para adultos visionables desde Reino Unido incluyan un chequeo de edad con algún tipo de documento, tal como ocurre cuando vas a comprar alcohol o entras en un sex shop o un local de estriptis, por ejemplo. En el caso de no cumplir la norma, se impediría realizar cobros con tarjeta a ciudadanos británicos.

Una medida dificil de implantar, pues como hemos comentado la mayor parte de las webs pornográficas gratuitas se ubican en países sin legislación al respecto, y sus ingresos provienen de la publicidad, y no de los pagos por tarjeta.

[Fuentes: BBC, The Times of India UK]