Abre sus puertas el primer hotel dedicado a Instagram

Interior del Hotel 1888

Ya las vacaciones están llegando a su fin, y hay que volver al trabajo y la rutina. Pero para quienes todavía tienen algunos días libres o que estén planeando una escapada para final de año, les tenemos una idea muy original para su próximo alojamiento.

Recientemente, habíamos hablado acerca del primer hotel en el mundo dedicado a Twitter, en Mallorca. Pues bien, la ciudad australiana de Sydney no se ha querido quedar atrás y decidió abrir las puertas del Hotel 1888, el por ahora único hotel en el planeta dedicado a potenciar la experiencia Instagram

Su nombre hace referencia al año de lanzamiento de la primera cámara con rollo de Kodak, pero el hotel no tiene nada de vintage entre sus diseños. Sus 90 habitaciones tienen una decoración muy moderna y cada una de ellas tiene imágenes tomadas por los huéspedes subidas a la red social preferida para compartir fotografías y que ahora ofrece la función de captura de vídeo

El hotel tiene apenas un mes de apertura, pero para su construcción fueron necesarios dos años y una inversión cercana a los 30 millones de dólares. Según representantes del lugar, el diseño y el concepto del lugar buscan adecuarse a las necesidades del viajero moderno, que se encuentra cada vez más integrado a las redes sociales y que siempre está compartiendo a través de ellas sus experiencias. 

Agregan, además, que el vínculo con viajes y fotografía siempre ha estado presente y que simplemente, el hotel lo lleva un paso más allá. 

Quienes escogen el hotel como su hogar de paso en Sydney se encuentran, justo al cruzar las puertas de entrada, con un mural con más de 100 capturas y un marco para tomar una foto propia o 'selfie' y subirla a la red social. Los 'selfies' se han vuelto una palabra muy popular recientemente, al entrar a formar parte del Diccionario de Oxford en su edición virtual y también gracias al Papa Francisco, que rompió el protocolo y apareció en una fotografía muy casual con un grupo de adolescentes. 

Para quienes sean usuarios frecuentes de Instagram, el hotel ofrece algunas promociones especiales. Aquel que tenga más de 10.000 seguidores en la red social para compartir fotografías tiene derecho a una noche gratis y en caso de no contar con tantos adeptos a las capturas propias, una vez al mes el hotel tiene una competencia en la que quien tome la mejor foto del hotel tendrá derecho a una noche adicional libre de costo.

Las fotos son juzgadas de acuerdo a la composición y la interacción con el medio. En caso de no tener el ojo clínico para tomar fotos con el móvil, el hotel ofrece habitaciones desde los 114 hasta los 181 euros por noche. ¿Qué tiene de especial la habitación más costosa?

Por este precio, dos húespedes tienen la opción del paquete Picture Perfect, que ofrece una noche para dos en una habitación King, un antipasto exclusivo y dos copas de vino -para quienes quieran etiquetar la captura con el hashtag #foodporn-, y conexión a Internet adicional, así como un desayuno para dos estilo buffet como complemento.

¿Escogerías este hotel como tu próximo alojamiento si estuvieras en Sydney? ¿Qué opinas de la experiencia? 

Fuente: Mashable