Alemania ofrecerá cuentas de email encriptadas

Correo electrónico cifrado

La bola de nieve que creó Edward Snowden con sus declaraciones acerca del proyecto de espionaje ciudadano PRISM parece no tener punto de destino. 

Después del cierre de las compañías norteamericanas Lavabit y Silent Circle, ambas especializadas en ofrecer servicios de correo electrónico encriptado; esto es, cuyo contenido puede ser visto únicamente por el creador y el destinatario del mensaje; Alemania ha decidido proteger los datos de millones de usuarios que utilizan los servidores de correo electrónico locales, ofrecidos por compañías como GMX, WEB.DE y T-Online.

Así, desde el viernes pasado todos los contenidos, archivos adjuntos y metadatos que se encuentren en los mensajes de correo serán cifrados mientras están en el proceso de envío y recepción. Los datos sin cifrar se encontrarán disponibles en los servidores de la compañía pero cualquier acceso a terceros -incluyendo agentes gubernamentales- se daría de acuerdo con leyes alemanas. 

La jurisdicción del país le da acceso a servicios locales de seguridad la posibilidad de interceptar comunicaciones y acceder a los datos guardados por servidores comerciales, incluyendo el contenido de correos electrónicos y datos telefónicos. Además, pueden entregarle información a agencias de inteligencia internacionales bajo ciertas circunstancias. 

Según reportes recientes, más de la mitad de los alemanes han perdido la confianza en los proveedores de Internet y los servicios que ofrecen. Con este servicio, los representantes de las compañías alemanas encargadas de prestar los servicios de correo electrónico buscan proteger los datos personales de los usuarios y asegurarles que los mismos no caerán en manos de terceros. 

El ministro del interior alemán Hans-Peter Friedrich alabó la medida, y agregó que el cifrado automático de los correos dificultaría el acceso de personas no autorizadas, sean individuos o agencias, a los datos confidenciales de los usuarios.

No todas las declaraciones fueron tan positivas. De acuerdo con algunos especialistas en seguridad online, la medida no parecia ser más que un plan publicitario ya que la tecnología empleada para cifrar los contenidos mientras estos se encuentran en proceso de envio está pasada de moda y no garantizaba que los datos estuviesen a salvo en los servidores de las empresas prestadoras del servicio. 

Chaos Computer Club, la asociación europea más grande de hackers, afirmó que la tecnología empleada en este sistema no previene la instalación de 'puestos de espionaje' o 'listening posts' a lo largo de la cadena de transmisión de mensajes. Se parece un poco a las nuevas papeleras inteligentes de Londres, que detectan algunos datos de los móviles que pasan al lado.

¿Crees que España podría sumarse a esta decisión? Suecia ya prohibió el uso de Google Drive en el sector público por una razón así que, a lo mejor, la moda se expande. 

Fuente: AP

Fuente de imagen: Wired